miércoles, 18 de enero de 2012

Strider (Megadrive)

Strider es un juego de Capcom que salió a las recreativas en 1989 y que cuenta las aventuras de un ninja llamado Strider Hiryu que trabaja para una organización ninja de alta tecnología. La versión que analizaré a continuación es la de Megadrive, que es muy similar a la recreativa.



Al igual que la recreativa, nos encontramos con un juego de plataformas y acción donde recorreremos escenarios muy variados plagados de todo tipo de enemigos hasta llegar a un jefe final. Además, Strider poseerá la capacidad de engancharse a las plataformas y a las paredes, y esta habilidad será vital en muchas ocasiones. Una de las características que contiene este título es la gran cantidad de situaciones que plantea, haciéndolo casi irresistible.


Gráficamente son muy parecidos, aunque claro, la de Arcade es mejor, pero es algo natural. Los escenarios y los personajes están muy conseguidos, pero tienen más nivel de detalle la versión Arcade. A parte de eso, cuenta con unos sprites bien definidos y animados, y con una excelente scroll, además de los impresionantes jefes finales. Tiene las mismas melodías, que suenan casi igual, y los efectos sonoros también están muy conseguidos, aunque faltan algunas voces digitalizadas.



Es un juego muy adictivo, y la jugabilidad es muy alta. Hacer todas las piruetas de Strider y manejar la espada de plasma (el arma de nuestro protagonista) es sencillo y responden bien al pad, aunque es un juego difícil.



El argumento gira en torno a Strider Hiryu, un ninja que trabaja para una organización de alta tecnología que es enviado para eliminar al "Gran Maestro", un dictador que en el año 2048 domina toda la Tierra. Su misión empezará en la Unión Soviética, y a partir de ahí recorrerá un montón de escenarios diferentes, lo que hace de este un juego de ambientación variable, cosa muy de agradecer.



Cosa que tendrá que conseguir en varias fases, todas diferentes entre sí. Para ayudarnos contaremos con los items obligados, que se traducen en revitalizadores y robots que nos ayudarán a combatir a los "malos", aunque no serán de tanta utilidad como en la recreativa, que se lanzaban directamente a por los enemigos sin compasión. Quizás como punto flojo, es que los jefes finales son bastante fáciles de derrotar, pese a su aspecto amenazador.



Es, en resumen, un gran juego y una magnífica conversión del Arcade origjnal, desde luego mucho mejor que la patochada esa que hicieron para Super Nintendo. Desde luego, no sé cómo Capcom no demandó a Atlus por perpetrar semejante despropósito. Muy recomendable.


2 comentarios:

  1. Qué juegazo mítico! Estamos de acuerdo en todo, salvo en lo de que sea difícil (al menos en easy es muy accesible, en normal con las bombas voladoras algunos saltos se complican mucho!)

    Los jefes son memorables, sobretodo elciempiés del Politburó (Uroboros) es genial, aunque es verdad que son muy debiluchos...aún así, al final hay 2-3 combates seguidos buenísimos hasta que llegamos a Meio, que a decir verdad es cutrillo...

    El juego de Atlus de Snes te parece tan malo? jaja! a mi me pareció curioso pero casi no he jugado (eso sí, mucho peor que el Strider)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me recuerda a una versión mejorada del Strider de NES, que sí que era pésimo, pero volví a mirar los vídeos y bueno, no está tan mal, pero de estilo me recuerda más a Ninja Gaiden que a Strider xdd

      Eliminar