domingo, 12 de febrero de 2012

Dick Tracy (Megadrive)

Dick Tracy es un juego de acción basado en la película del mismo nombre que salió en diversas consolas, las de NES y Game Boy por parte de Bandai y las de Master System II y Megadrive por parte de la propia Sega. La versión de la 16 bits salió en 1991, y era con diferencia la mejor de todas ellas.



Con un estilo similar al título de Master System II, nos encontramos con un juego de acción en el que disponemos de tres tipos de ataque: el puñetazo, la pistola y la ametralladora. Los dos primeros ataques nos servirán para acabar con los enemigos que nos encontremos a nuestra misma altura, y la ametralladora para aquellos que se encuentren en el fondo del escenario. Por ejemplo, cuando vayamos por la calle, usaremos puñetazos y disparos de la pistola para acabar con los enemigos que vayan por la acera por la que caminemos nosotros, y la ametralladora para aquellos que surjan en la de enfrente.



El nivel técnico está muy trabajado. Lo que más llama la atención son sus  sensacionales gráficos, que consiguen una ambientación fuera de lo común y muy similar a los de la película. Además, el efecto de la ametralladora es sencillamente impresionante. El aspecto sonoro es más discreto, pero tampoco está mal. Las melodías aunque no están entre lo mejor de la consola son variadas y tienen ese estilo años 20 que impregna el juego. Los efectos de los disparos, de la ametralladora y de los cristales rotos son correctos.



El juego es muy fácil de manejar. Las acciones del personaje (saltar, disparar, golpear y ametrallar) son bastante sencillas de realizar, y responden muy bien al pad. La dificultad es ajustada y en aumento conforme vayamos pasando de fase.



La historia nos pone en la piel de Dick Tracy, un inspector de policía de los de sombrero y gabardina, que se enfrenta al mayor capo de la ciudad, el gángster Bambino Caprice, más conocido como Big Boy.



Cosa que habrá que hacer en varias fases con sus subniveles, todas muy variadas, en unas contaremos con la pistola y la ametralladora, otras solo tendremos uso del puñetazo y otras serán emocionantes carreras en coche mientras disparamos a los enemigos que nos persiguen en otros coches. Destacan a su vez las interesantes fases de bonus en las que tendremos que disparar a los monigotes de prueba, intentando no alcanzar a las figuras de los inocentes.




En resumen, se trata de un juegazo, muy mal tratado en el momento en que salió, pero buenísimo en todo caso. Muy recomendable.


2 comentarios:

  1. De los pocos juegos de mi infancia que he sido incapaz de pasarme, por mucho que lo intentase. Qué cosa más jodidamente difícil, hace unos años logré llegarme al penúltimo nivel... pero siempre me acribillaban las olas de enemigos o me quedaba sin tiempo. Muy divertido, pero infernal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un juego bastante difícil, pero eso no lo veo como algo malo.

      Eliminar