martes, 8 de mayo de 2012

Dynamite Headdy (Mega Drive)

Dynamite Headdy es un juego programado por Treasure y publicado y distribuido por Sega para Mega Drive y Game Gear en 1994, llegando la versión de la 16 bits al mercado europeo en octubre del mismo año. Se trata de un excelente plataformas protagonizado por un personaje muy particular.



El protagonista usará su cabeza para golpear a sus enemigos o para lanzar a unos enganches  de algunas plataformas. Al hacer lo segundo, morderá el enganche y lanzará su cuerpo hacia arriba, lo que le permitirá acceder a esas plataformas. Además, tenemos a nuestra disposición varios tipos de cabezas con resultados diferentes, y algunos de ellos serán casi fundamentales para pasar una zona concreta. La mayoría de estas cabezas, aunque tienen un tiempo máximo de uso, cuentan con la desactivación manual, pero hay algunas que anulan esta desactivación. Headdy puede disparar su cabeza en ocho direcciones distintas. Aunque el tipo de juego es un plataformas, también cuenta con una fase de tipo shoot'em up en la que Headdy puede usar un total de tres cabezas diferentes. El juego contiene varias escenas con varios actos, así como suena, porque todo se desarrolla como si fuera una obra de teatro. El último acto de cada escena se trata del enfrentamiento contra el jefe final de fase. Desgraciadamente, los textos que aparecían en la versión japonesa fueron totalmente eliminados en las versiones europea y americana.



El apartado técnico es genial. El sprite de Headdy están muy bien diseñado y animado, así como los diferentes y variadísimos enemigos que nos encontraremos a lo largo del juego. También destacan los enormes y muy originales jefes de fin de fase. Los decorados son variados, coloristas y originalísimos, y no restan ni un ápice al scroll. Además, cuenta el juego con asombrosos efectos como deformaciones, rotaciones y demás efectos pocas veces vistos en Mega Drive. También la banda sonora es digna de mención, e incluye temas musicales de mucha calidad, variadas, animadas y divertidas, con muy buena calidad de audio. Los efectos de sonido no se quedan atrás, siendo mucho más complejos que en la mayoría de los juegos de plataformas, con sonidos de toca clase y voces digitalizadas de gran calidad y con un sonido totalmente limpio.



En cuanto a la jugabilidad, destaca el sencillísimo manejo de Headdy, además de lo fácil que es realizar todas las acciones que es capaz de hacer, aunque a veces no es del todo fácil dirigir la cabeza exactamente hacia donde queremos. A pesar de esto se juega de maravilla, con una respuesta perfecta a las órdenes transmitidas por el pad. A esto hay que añadir que es un juego largo, completo y muy original, con una dificultad perfectamente ajustada.




Headdy, el protagonista del juego, llega a North Town para descubrir que la malvada marioneta King Dark Demon está en medio de un ataque a la ciudad de las marionetas para elegir cuáles de estos juguetes pacíficos deben vivir y cuáles deberían convertirse en sus malvados esbirros. Headdy es capturado y rechazado por las fuerzas de Dark Demon, y lo meten en el transporte de carga para ser enviado al incinerador. Sin embargo, Headdy escapa de las garras de los esbirros de Dark Demon y se pone en marcha para derrotar al malvado rey.



Tendrá que conseguirlo en un total de 9 fases/escenas con sus respectivos niveles/actos y jefes finales. Para ayudarnos en nuestra difícil misión contamos con las numerosas cabezas que podemos conseguir de unas casillas andantes llamadas HeadCase. Dependiendo del dibujo que tengan, tendremos una cabeza u otra. Entre las que podemos conseguir están una cabeza aspiradora que hará que nos traguemos todos los enemigos en pantalla, una especie de cabeza ametralladora o una cabeza bomba que podemos lanzar. Otros dibujos nos harán diminutos, nos harán dormir o nos hinchará y no nos permitirá atacar. Estas dos últimas son cabezas trampa. Además, si conseguimos la cabeza podemos acceder a una fase de bonus que consiste en meter en unas pelotas de baloncesto en las canastas, evitando siempre las bombas.



Resumiendo, estamos ante un título de increíble calidad técnica y jugable, convirtiéndose en otra gran joya de Treasure para Mega Drive. Obra maestra.


2 comentarios: