jueves, 17 de mayo de 2012

X-Men 2: Clone Wars

X-Men 2: Clone Wars es un juego programado desarrollado por Headgames y publicado y distribuido por Sega para Mega Drive en 1995 y viendo la luz en Europa en ese mismo año. Se trata de la secuela directa de X-Men, también para Mega Drive, pero de distintos programadores. Se trata de un juego menos plataformero que su precuela, centrándose mucho más en la acción. Al mismo tiempo, es una entrega muy superior en todos los sentidos al X-Men original.



Como dije antes, la parte plataformera tiene un componente mucho menor que en la anterior entrega, así que más bien tendremos que usar nuestras habilidades de combate para enfrentarnos a los variados enemigos que nos harán frente. Por supuesto que las plataformas no faltarán, y en muchas ocasiones tendremos que hacer algo de exploración por ellas. Un detalle original de este juego es que la primera fase empieza nada más encender la consola, y en ella controlaremos a un personaje aleatorio. Una vez superado este nivel, aparecerá el logotipo de Sega y la introducción. Después podemos iniciar un juego nuevo escogiendo el mutante de nuestra elección. Cada uno de los personajes contará con sus propias habilidades, y al contrario que en el juego precedente no tenemos una barra de energía que limite nuestro poder. Algunos de los ataques pueden incrementarse dejando pulsado el botón de ataque. También se ha suprimido la opción de dos jugadores simultáneos.



El apartado técnico es excepcional, y mejor en mucho al de la primera parte. El tamaño de los mutantes y de sus enemigos es mucho mayor, además de mejor diseñados y con unas animaciones muy mejoradas. El scroll también mejora sustancialmente con respecto a la precuela. Los escenarios son variados y muy bien diseñados, perfectamente definidos y con un muy buen uso del color. Las melodías son variadas y se adaptan bien al estilo de juego, además de que los efectos de sonido en general suenan bien, aunque a algunos les falta algo de contundencia, pero no demasiada.



En cuanto a la jugabilidad, el control de los personajes es sencillo, la ejecución de todas sus habilidades se realiza muy fácilmente y la respuesta a las órdenes que le transmitimos con el pad no podía ser más rápida. Además, se trata de un juego bastante largo y de una dificultad muy ajustada, con lo que tardaremos en llegar al final.



La raza alienígena y tecnorgánica conocida como los Phalanx han regreado y están tratando de tomar el control de la tierra por asimilación de todos sus habitantes. También han capturado y clonado a varios mutantes como experimentación. Sólo un grupo selecto de X-Men (Bestia, Psylocke, Gambito, Nightcrawler, Wolverine y Cyclops) han evitado la captura y temporalmente han unido sus fuerzas con su más antiguo enemigo, Magneto, para errotar a los Phalanx antes de que toda la humanidad sea asimilada.



Tendrán que conseguirlo en un total de 6 fases bastante largas, porque a pesar de que la primera solo contiene un nivel, las demás tienen un número variable de ellas. Los mutantes que podemos controlar son Bestia, Gámbito, Lobezno, Cícople, Nightcrawler, Psylocke y, a partir de la tercera fase, Magneto. Los movimientos especiales de cada personaje se realizan con una sucesión determinada de movimientos del pad, al estilo de un juego de lucha. Los items de ayuda no faltarán, siendo especialmente útiles los que nos regeneran los puntos de vida.



En resumen, un excelente juego protagonizado por los X-Men que mejora enormemente lo visto en la entrega anterior, y eso que para mí esta ya era un muy buen juego. Obra maestra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario