domingo, 8 de julio de 2012

Final Fantasy VI (Super Nintendo)

Final Fantasy VI es un juego programado, publicado y distribuido por Squaresoft para Super Nintendo en 1994. Llegó a Estados Unidos con el nombre de Final Fantasy III, ya que ni la cuarta ni la tercera entrega se comercializaron en ese país, y por desgracia jamás llegó a Europa. El juego tuvo una conversión para Playstation y otra para Game Boy Advance. Se trata de un grandioso R.P.G. que sin duda es mi entrega favorita de toda la saga de la que forma parte, por encima incluso del recordado Final Fantasy VII para Playstation.




El sistema de juego es similar a los títulos precedentes. La vista es aérea en el mapa del mundo, las ciudades y las mazmorras, en los que disponemos de mucha libertad de movimientos. Así tendremos que dedicarnos a hablar con los ciudadanos para recabar información, ir de un sitio a otro en el mapa del mundo o combatir a un poderoso monstruo en una mazmorra. También en las ciudades podemos reponer fuerzas en las posadas o comprar distintos objetos en las tiendas, o sencillamente cumplir algún tipo de misión como investigar un hecho o hasta participar en una obra de teatro. En el mapa del mundo podemos avanzar a pie, en algún tipo de medio de transporte como un avión o por medio de un chocobo, que es una criatura perteneciente al mundo Final Fantasy que tiene la apariencia de una gran ave corredora que parece un cruce entre una ave galliforme y un avestruz. Cuando usamos un medio de transporte o un chocobo, normalmente no nos atacará nadie, pero yendo a pie se producirán encuentros aleatorios con enemigos. El sistema de combate es compartido por la mayoría de los juegos de la saga. Son combates por turnos, pero con la particularidad de que disponemos de una barra que se irá llenando paulatinamente. En el momento en que esté llena, podemos atacar de nuevo. Dependiendo del nivel del enemigo, esta barra tardará más o menos cargarse. Las opciones de combate son atacar, usar una habilidad, una magia o un espíritu elemental. Algunos ataques especiales necesitan de un combinación determinada de la cruceta y un botón concreto. Uno de los detalles que más me gustó de este juego es que no hay un protagonista concreto.



El nivel técnico es genial, la saga llegó en esta entrega a su máximo esplendor. Los sprites de los personajes están muy bien realizados y, además de una buena animación, cuenta con una gran variedad de expresiones que se ven perfectas en sus pequeñas caras. También destacan las escenas de combates y el enorme tamaño de algunos enemigos. Pero aún más sorprendentes son los muy variados escenarios, que están cargados de detalles y muy bien ambientados, con un excelente uso de la paleta de colores de Super Nintendo y algunos efectos muy buenos, sobre todo los que hacen uso del Modo 7. También destaca su fantástica banda sonora, que incluye melodías míticas y variadas, con una excelente calidad de audio y de una calidad compositiva enorme. Los efectos de sonido no llegan al nivel de la música, pero resultan convincentes y muy bien hechos, ajustándose perfectamente al juego.



La jugabilidad es un valor seguro en juego de este tipo, y en este caso va aún más allá. Los personajes responden muy bien a las órdenes transmitidas por el pad y los menús de opciones son fáciles de usar y muy intuitivos, tanto los de consulta de estado y de guardado de partida como los menús de combate. El juego es además muy largo, algunos combates realmente complicados y con muchos secretos y un montón de decisiones que modificarán sensiblemente el final del juego.



Final Fantasy VI se inicia con Terra Branford participando en una incursión Imperial en Narshe en busca de un esper congelado recientemente desenterrado encontrado en las minas de la ciudad. El esper se deshace de sus controladores y el control imperial sobre ella se rompe, pero es incapaz de recordar nada de su past. Locke Cole, un ladrón, promete protegerla hasta que ella pueda recuperar sus recuerdos y la ayuda a escapar a la guarida de los Returners, un grupo de militantes contra el Imperio y el emperador Gesthal, que pretende dominar el mundo con ayuda de Kefka, un soldado que, fruto del primer experimento de soldados mágicamente investidos de poder llamados Caballeros Magitek, perdió la cordura.



Tendrán que acabar con el imperio y con Kefka, el principal antagonista del juego, en todo un extenso mundo. Para lograr el objetivo contamos con la ayuda de los obligados items de recuperación de vida, resurrección de héroes caídas, recuperación de magia, antídotos y demás elementos propios de los juegos de rol. También podemos localizar espers que nos concederán distintos poderes y a los que podemos invocar para que ataquen al enemigos. Algunos de estos espers son espíritus elementales recurrentes en la saga, como son el caso de Ifrit, espíritu del juego, o Shiva, espíritu del hielo. A destacar también los puntos de guardado, que son el único lugar del juego, a parte del mapa del mundo, donde podemos guardar la partida. En estos lugares y en el mapa del mundo podemos usar tiendas, que rellenan la salud, vida y magia de todo el grupo.



En definitiva, un genial juego, una gloriosa epopeya en forma de juego de rol que se trata de uno de los máximos exponentes del género en Super Nintendo. En mi opinión, ocupa el segundo lugar, junto con el Breath of Fire 2, del catálogo del género en Super Nintendo, por detrás del extraordinario Chrono Trigger. Obra maestra.


2 comentarios:

  1. Este juego fue para muchos el mejor ff de los nes, la calidad grafica mejoro con respecto a los anteriores, y aunque el c. trigger tenia mas detalles visuales, el ff vi en mi opinion se lo gana en la historia, fue tanto asi que llore cuando terra moria, xD y la escena del baile aun creo que el ff viii fue solo una mejora del ff vi, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en realidad me gusta más el ff vi que el vii por varios detalles, entre otros el villano principal, que me parece más carismático que Sephirot. Pero bueno, personalmente me gusta bastante más el Chrono Trigger que cualquier ff.

      Eliminar