sábado, 14 de julio de 2012

Greendog: The Beached Surfer Dude! (Mega Drive)

Greendog: The Beached Surfer Dude! es un juego programado por Sega Technical Institute y publicado y distribuido por Sega of America originariamente para Mega Drive en 1992, aunque luego se programó una versión para Game Gear en 1993. La versión de Mega Drive llegó al mercado europeo en octubre de 1992 en forma de un entretenido juego de plataformas protagonizado por un personaje de lo más carismático, un auténtico surfista.




En el juego debemos guiar a Greendog, el protagonista principal del juego, hasta el final de cada nivel. Para ellos tenemos que emplear todas sus habilidades, que básicamente son saltar y disparar un frisbee a sus enemigos, aunque puede también hacer algunas acciones más, como agarrarse a cuerdas, subir por escaleras y otras muchas habilidades más. El juego cuenta con fases muy variadas, empezando por fases de plataformas puras y duras que recuerdan levemente a otros títulos como Pitfall: The Mayan Adventure, también en Mega Drive. Pero en muchos otros niveles también tendremos que manejar un monopatín o un vehículo similar. A diferencia de la mayoría de juegos de este estilo, en este no hay un enemigo final del juego, únicamente cada vez más enemigos y más feroces. Nuestros enemigos serán animales típicos de los lugares donde nos encontremos, como ranas, loros, pirañas, etc.



El apartado técnico es muy bueno. El sprite de Greendog está bien diseñado, es simpático y cuentan con muy buenas animaciones, y el resto de personajes también están bien definidos y animados, pareciendo casi dibujos animados. Los escenarios son variados y cargados detalles, además de que el nivel de ambientación es realmente alto. Todo es un espectáculo para la vista, pero también para el oído, porque cuentan con melodías playeras que se ajustan muy bien al tipo de juego y a cada de uno de los niveles. A todo esto hay que añadir unos efectos de sonido decentes que acompañan perfectamente a la aventura.



Desgraciadamente, la jugabilidad no fue tan trabajada como el apartado técnico. Aunque en líneas generales el manejo de Greendog es sencillo y cuenta con una buena respuesta a las órdenes del pad, presenta algunos problemas en el control, alguna complejidad en el manejo, pero eso era algo que se veía venir por la cantidad de memoria empleada en este juego, sobre todo para la época en que salió. El resto es de lo más adecuado, con un buen número de niveles y una dificultad ajustada.



El epónimo protagonista de la historia es Greendog,  un surfista y patinador  guay y despreocupado con una mata de pelo rubio decolorado. Él ha surfeado la mayoría de las olas más grandes, incluyendo la costa de Australia, California y el Mediterráneo, y siempre está buscando de las olas más grandes que le darán la mayor emoción. Tiene numerosos artilugios y juguetes, como un girocóptero, patines en línea, un monopatín y un antiguo disco volador que puede ser muy peligroso en las manos equivocadas. No dice mucho más que "tío" y "guay".



Un día, mientras surfea en el mar Caribe frente a las costas de las islas de Granada, Greendog es derribado de su tabla de surf por la ola más grande que jamás haya visto y cae inconsciente en el mar. Cuando despierta en la playa, al parecer se encuentra en otra versión de nuestro mundo, o al menos alguna forma de mundo onírico muy vívido y un colgante de oro aparentemente mágico y misterioso está atado al cuello y es incapaz de quitárselo. Una hermosa mujer de preciosa melena rubia vestida con un bikini rojo aparece y explica a Greendog que el colgante es de origen Azteca y lleva una terrible maldición; condena al portador a ser atacado por animales y criaturas primitvas  y, lo peor de todo, no podrá hacer surf. La única manera de que Greendog pueda levantar la maldición es viajar a una perdida civilización azteca y localizar seis piezas de un tesoro sagrado azteca que fueron distribuidos en las Islas del Caribe, para que las piezas puedan reunirse de nuevo, y de esta manera romper la maldición. Solo hay un problema, y es que nadie sabe dónde están exactamente las piezas del tesoro.



Tendrá que reunir todas las piezas y levantar la maldición en un total de 16 fases variadas. Para completarlas tendremos que hacer uso de todas nuestras habilidades, tanto en un vehículo como caminando, además de que podemos encontrar los pertinentes items de ayuda, entre los que se encuentran latas de refresco que rellenan la barra de vida o diferntes objetos con los que podemos realizar acciones distintas, como relojes para detener a los enemigos o paraguas para caer suavemente.



Para terminar, nos encontramos ante un título muy original y entretenido, que podría ser un bombazo si se hubiese cuidado un poco más el tema de la jugabilidad, pero aún así sigue siendo un excelente juego que encantará a todo el mundo. Muy recomendable.


2 comentarios:

  1. Juego bastante decente, era divertido y estaba muy bien a nivel técnico, quizás lo malo que tenía es que no innovaba demasiado, típico plataformas tantas veces visto antes. Aun así, merece la pena jugarlo por la simpatía y el buen rollo que desprende.

    http://blogs.gamefilia.com/robotnik16

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un juego poco innovador, pero entretenido y con un nivel técnico envidiable para la época. Es una pena que no se haya mejorado en otros aspectos como la jugabilidad, pero aún así me parece muy bueno.

      Eliminar