miércoles, 11 de julio de 2012

Sonic Blast Man (Super Nintendo)

Sonic Blast Man es un juego programado, publicado y distribuido por Taito para recreativa en 1990 y más tarde conversionado para Super Nintendo por la misma compañía en 1992, llegando al mercado europeo abril de 1993. A diferencia de la versión arcade, en esta ocasión nos encontramos con un beat'em up protagonizado por un super héroe muy particular.





La recreativa original es un extraño juego en el que el jugador se pone unos guantes para golpear a todos los enemigos y edificios que aparezcan en pantalla. En cambio, esta versión se trata de un título de lucha callejera al estilo Rival Turf! o Final Fight. En el juego tendremos que manejar a Blast Man por escenarios variados mientras nos enfrentamos a los diferentes tipos de enemigos que intentarán acabar con nosotros. Como en cualquier otro título de este estilo, tendremos que recorrer de izquierda a derecha dando los oportunos mamporros hasta llegar al enfrentamiento con el jefe final de la fase, que necesitará un mayor número de golpes para ser derrotado, además de poseer más fuerza y golpes especiales que los enemigos ordinarios. El mayor atractivo de este título, y también su elemento más original, reside en el propio personaje que da nombre al juego. A parte de su apariencia física, destaca la gran variedad de golpes diferentes que es capaz de realizar, que consisten en puñetazos, agarres y golpes especiales y la simpatía y el humor con la que cuentan dichos ataques, casi pareciendo una parodia del género.



El apartado técnico está bastante bien. El tamaño de los personajes es enorme y cuentan con unas animaciones bastante buenas. También la gran cantidad de golpes que puede realizar Blastman es de lo más variado, y todos sus movimientos están muy bien conseguidos. Los escenarios también son variados, con un buen uso de color y bien detallados. Las melodías son variadas y suelen acompañar bien a la acción, aunque este aspecto es algo irregular, y no todas ellas tienen la misma calidad. Los efectos de sonido, en cambio, resultan contundentes y recrean muy bien el sonido que intentan emular.



En cuanto a la jugabilidad, el sistema de control de Blastman es muy sencillo, y todos golpes, los normales y los especiales, son la mar de fáciles de realizar, con una buena respuesta a las órdenes que le transmitimos por medio del pad. El juego cuenta también con un adecuado número de fases y una dificultad ajustada, con tres niveles de dificultad a elegir. Como notas negativas están su poca variedad en su desarrollo y la lentitud de desarrollo.



La ciudad de Blastown ha sido tomada por un numeroso clan de asesinos que se hace llamar "The Alabarderos", siendo su líder el malvado Choskar. Sin embargo, un inesperado héroe, que responde al nombre de Sonic Blast Man, no está dispuesto a consentirlo. Enfundado en su traje de combate, Blastman salta a las calles para impartir justicia.



Tendrá que conseguirlo en un total de 5 fases bastante largas. Para ayudarnos en cada nivel contamos con los items oportunos, que se traducen en refrescos para rellenar un poco la barra de vida, pollos asados para llenarla del todo, incluyendo también las magias, que también podemos encontrar ocultos en bidones y otros objetos. También destacan las fases de bonus que disfrutaremos tras acabar con cada jefe final. Estas son parecidas a la versión arcade del juego, y en ellas debemos probar la fuerza y puntería de nuestro puño.



En resumen, un muy buen y muy divertido beat'em up para Super Nintendo, muy diferente a la recreativa original, pero manteniendo su espíritu intacto. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario