martes, 23 de octubre de 2012

Clock Tower (Super Nintendo)

Clock Tower es un juego programado, publicado y distribuido por Human Entertainment para Super Nintendo en 1995, apareciendo luego conversiones para PC, PSX (bajo el nombre de Colck Tower: The Fisrt Fear) y Wonderswan. Desgraciadamente, este título jamás llegó a comercializarse fuera de Japón en ninguna de sus versiones. Afortunadamente, por lo menos en el caso de Super Nintendo, podemos disfrutar de una rom traducida al inglés. Se trata de una aventura de terror point-and-click, género no muy habitual en una consola de 16 bits, y que está libremente basado en la película Phenomena del director Dario Argento.




Debemos dar instrucciones a la chica protagonistas para que vaya haciendo varias acciones. Entre las cosas que le podemos mandar hacer están caminar, correr, saltar, investigar objetos o abrir puertas. Con estas acciones tenemos que investigar el orfanato donde se desarrolla la historia para encontrar pasadizos secretos y extraños personajes. El villano principal es un niño deforme y asesino llamado Bobby, armado con unas tijeras. Si, Jennifer, la prota,  se encuentra directamente con Bobby o otra situación aterradora, como las manos que salen del espejo, entrará en fase de pánico. Para salir de este estado debemos apretar varias veces el botón anti pánico. Si estamos la salud es baja o no pulsamos el botón anti pánico, Bobby o cualquier otro fenómeno extraño nos matará, dando por acabado el juego.



El apartado técnico es muy bueno. Destaca la protagonista, claramente inspirada en Jennifer Connelly, y la gran variedad de movimientos que posee, movimientos que por otra parte están muy bien animados. Los otros personajes como Bobby y otros no llegan a su nivel, pero también están bien hechos. Otro detalle a destacar son los geniales escenarios, que resultan tétricos y oscuros, a la par que variados, detallados y excepcionalmente bien ambientados. La música es variada y tétrica, lo que proporciona el ambiente a terror que emana del juego, y además cambia según la situación. También hay que hablar de los efectos de sonido, que resultan muy bien realizados e incluye todos aquellos que ponen en tensión al jugador, como los gritos y chirridos de las puertas, sin olvidarnos de los pasos de la protagonista.



En cuanto a jugabilidad, el manejo general de Jennifer es sencillo y sus acciones fáciles de ejecutar, aunque que todos sus movimientos sean mediante punteros le resta algo de velocidad a la hora de realizar las cosas. Por ejemplo habían podido permitir que el caminar de la protagonista se pudiera hacer con la cruceta, como en el caso del Scooby-Doo de Mega Drive. De todas formas, la respuesta al pad es rápida, un juego bastante largo, con unos nueve finales diferentes, aunque una vez que nos conocemos el camino a seguir lo podemos superar demasiado rápido. Pero es un juego difícil, por lo que hasta que ese momento llegue pasará algún tiempo.



Jennifer Simpson es una niña del ficticio Orfanato Granite, en Romsdale, Noruega. Ella y sus amigas, que también son huérfanas (Laura, Ann y Lotte) son adoptadas en septiembre de 1995 por un recluso adinerado llamado Mr. Barrows, que vive en una mansión conocida como la torre del reloj, el nombre de su característica más predominante.



El juego comienza inmediatamente con estos personajes caminando hacia la mansión Barrows y adentrándose en el Hall principal. Mary, la mujer que trajo a las niñas a la mansión, se marcha para conocer a Mr. Barrows,  pero le lleva un inusualmente largo tiempo Jennifer se ofrece a investigar,  pero al salir de la habitación, se escucha un grito desde el vestíbulo principal. Jennifer regresa para descubrir que las luces están apagadas y faltan las chicas. Ella pronto se encuentra siendo acosada después de encontrar el cadáver de Laura o Ann por un pequeño muchacho asesinato con rasgos deformes, blandiendo un enorme par de tijeras. El chico es Bobby Barrows, el Scissorman.



Tendrá que resolver todos los misterios de la mansión a lo largo y ancho de toda su extensión, que engloba multitud de habitaciones, pasadizos secretos, cuartos secretos y largos pasillos, con la única ayuda de nuestra capacidad para recopilar pistas y resolver acertijos de complejidad variables y, por supuesto, evitar a Bobby y otros elementos terroríficos tanto como nos sea posible.



En resumen, una magnífica aventura gráfica para Super Nintendo que, sin duda, se trata del juego más terrorífico de todo el catálogo de la consola de 16 bits, y muy recomendable para todo tipo de jugadores. Obra maestra.


4 comentarios:

  1. Un juego impagable, si señor.
    Muy recomendable, y no sólo para los amantes del género :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que nunca haya salido de Japón.

      Eliminar
  2. Este jueog lo conocí gracias a Slobulus, otra de las pocas aventuras gráficas para consola, con muy buena ambientación. No lo he jugado pero parece bueno...


    http://blogs.gamefilia.com/robotnik16

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues deberías probarlo, porque es muy bueno, y sin duda es el juego de más miedo de Super Nintendo.

      Eliminar