lunes, 12 de noviembre de 2012

Claymates

Claymates es un juego programado por Visual Concepts, animado por Danger Productions y publicado y distribuido por Interplay para Super Nintendo en 1993, llegando al mercado europeo en septiembre de 1994. Se trata de un juego de plataformas hecho con figuras de plastilina, todas muy bien animadas y divertidas.



Controlamos a una pequeña bola de plastilina o arcilla que tendrá que avanzar por escenarios variados y bastante originales. Empezamos en un mapa central desde donde podemos acceder al resto de niveles, aunque tendremos que hacerlas por orden. En este mapa, tras acabar cada nivel tendremos que realizar algunos puzzles, dirigiendo a los hombrecillos que se encargan de eliminar los obstáculos que nos bloquean el camino al resto de fases. Ya puesto a jugar un nivel, manejaremos a la bola, cuyas habilidades básicas serán dar puñetazos y saltar. Sin embargo, lo más atractivo es que cogiendo la bola indicada nuestro orondo personaje se transformará en un animal de plastilina, el cual tendrá unas habilidades únicas y personales. Así por ejemplo, el gato será capaz de, además de saltar, dar zarpazos y escalar paredes verticales, lo que da a este juego un punto de originalidad.



El apartado técnico está muy bien. Los sprites de personajes y enemigos son correctos y cuentan con unas animaciones aún más decentes (realizadas por Danger Productions) y unos movimientos suaves. También destacan los escenarios, que incluyen buenas ambientaciones, unos fondos muy detallados, un perfecto uso del color y un excelente scroll. La banda sonora la componen melodías con temática como circense, con lo que son divertidas, pero también son machaconas y cansinas, y los efectos de sonido no abundan, cumpliendo su cometido los pocos que hay, pero sin llamar la atención.



En cuanto a la jugabilidad, aunque el protagonista es capaz de transformarse en muchas cosas diferentes, es sumamente manejable y todas sus habilidades resultan muy fáciles de realizar, además de que la respuesta a las órdenes transmitidas por el pad es la idónea. Por lo demás, se trata de un juego bastante extenso y plagado de laberintos y pasajes secretos, además de una dificultad ajustada, aunque los continues infinitos os permiten acabar el juego demasiado pronto.


El protagonista del juego es un chico llamado a Clayton. El Padre de Clayton ha desarrollado una fórmula para modear animales con arcilla. Un médico brujo quiere la fórmula y después de que el padre de Clayton se niegue, transforma a Clayton en una bola de arcilla y rapta a su padre y roba la fórmula. Clayton, a pesar de ser una sencilla bola, jura que rescatará a su padre.


Tendrá que conseguir en un total de 5 fases largas y variadas. Es necesario aprovecharse de los diversos items que nos encontraremos a lo largo de la aventura, siendo los más importantes de todos las esferas que transformarán nuestra bola de arcilla en otro ser. También destacan las diversas letras que nos permiten abrir las cajas correspondientes y los diamantes, los cuales nos permiten si reunimos el número suficiente acceder a una fase de bonus al final del nivel, en el que hay que saltar sobre los cuadros amarillos. Además, si conseguimos las cuatro letras de la palabra Clay accederemos a otra fase de bonus, que se trata de un enorme pinball.


En definitiva, un juego divertido y original para Super Nintendo que os hará sufrir horas de diversión, aunque yo de vosotros no me aprovecharía de los continues infinitos porque os lo podrías acabar demasiado pronto. Recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada