domingo, 20 de enero de 2013

R-Type III: The Third Lighting (Super Nintendo)

R-Type III: The Third Lighting es un juego programado, publicado y distribuido por Irem originariamente para Super Nintendo en 1993, siendo después programada una versión para Game Boy Advance. La versión de Super Nintendo llegó al mercado europeo en 1994 como un espectacular y muy entretenido shoot'em up que soluciona todos los defectos de Super R-Type, sobre todo en cosas como las ralentizaciones.



El estilo de juego es muy similar al del resto de entregas de la saga, y en general a otros juegos del mismo género. La nave que manejamos tendrá que avanzar por escenarios variados infestados de enemigos a los que tendremos que destruir con las armas disponibles para al final de la fase correspondiente enfrentarnos al jefe que nos toque. Para conseguirlo nuestra nave dispone de dos tipos de disparo. Con uno nuestra nave disparará continuamente, mientras que si mantenemos apretado el otro botón de ataque la nave acumulará energía para lanzar finalmente un disparo mucho más potente. También disponemos de una nave auxiliar que escogemos al principio del juego, aunque primero la tenemos que localizar. Ella disparará a la par que nosotros y podemos dejarla ir a su aire o acoplarla a nuestra nave, tanto por delante como atrás, lo que resulta muy útil para atacar a enemigos que se nos acerquen por detrás.



El apartado técnico es genial. La nave es la de siempre, pero hay nuevos enemigos con diseños muy buenos, espectaculares efectos especiales como deformaciones, acercamientos, giros, todo gracias al Modo-7 de Super Nintendo, y además hay escenarios variados, detallados, muy bien ambientados y sobre todo espectaculares, pero lo mejor de todo es que los pequeños defectos en forma de ralentizaciones que había en el Super R-Type han sido pulidos. La banda sonora contiene melodías adecuadas para cada uno de los niveles, con buena calidad de audio, mientras que los efectos de sonido son contundentes y variados.



La jugabilidad es otro elemento a tener en cuenta de este cartucho. El manejo de la nave protagonista es muy sencillo y sus acciones muy fáciles de realizar, como en todo buen shoot'em up que se precie, y a esto hay que añadir una respuesta perfecta a las órdenes transmitidas por el pad. A su vez tiene un número decente de fases y su dificultad es bastante elevada, pero esto es algo que suele ocurrir con el género de los matamarcianos.



El juego cuenta con un total de 6 fases variadas en las que tendremos que enfrentarnos a todo tipo de enemigos de lo más variado. Tendremos que usar los diferentes items que nos podemos encontrar, los cuales son básicamente nuevas armas, la nave auxiliar y diferentes power-ups para incrementar la capacidad de tiro, es decir, lo típico en juego de ese estilo y que por supuesto en este cartucho no podía faltar.



En definitiva, una genial entrega de una genial saga para Super Nintendo que mejora mucho el anterior título de la serie que apareció en Super Nintendo. Obra maestra.


6 comentarios:

  1. En SNES mi preferido siempre será el Axelay, pero este también mola un huevo, y parte de la yema del otro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Axelay son palabras mayores, otra gran obra maestra de Konami para Super Nintendo, y sí, a mí también me gusta más que este, aunque creo que el modo 7 al Axelay en ocasiones no está bien implementado.

      Eliminar
  2. Buf! Muy, muy, muy bueno, y eso que la "basura espacial" de la primera fase me molesta un poco, pero en cambio los efectos luminosos de la explosiones me atraen muchísimo...

    PD- Axelay juegazo también, jeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las basuras de la primera fase mosquean un poco xddd

      Eliminar
  3. este juego es muy dificil, el thunder force 4 se lo come vivo a este y al axelay, son juegos mediocres en comparacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, yo también prefiero mucho más el Thunder Force IV, pero comparándolos con este ni el R-Type III ni el Axelay me parecen mediocres.

      Eliminar