martes, 25 de junio de 2013

Bravoman (TurboGrafx-16)

Bravoman, conocido en Japón como Chouzetsu Rinjin Bravoman, es un juego programado por NOW Productions y publicado y distribuido por Namco para recreativa en 1988, siendo posteriormente portado a TurboGrafx-16. Aunque la recreativa no salió de Japón, esta versión sí que lo hizo, y llegó al mercado europeo en julio de 1993. Se trata de un entretenido juego de plataformas y acción bastante fiel a la recreativa original.



Controlamos a una especie de chico robot que debe recorrer los variados escenarios que forman el juego destruyendo todo enemigo que se encuentre a su paso, para al final de cada fase enfrentarse a un jefe final diferente. Para esto, Bravoman es capaz de usar sus miembros estendibles a modo de armas para abatir a los "malos", y además con estos movimientos es capaz de detener la mayoría de los proyectiles que nos lancen a nosotros. Dependiendo de la posición del protagonista usará un miembro u otro. Así, si estamos de pie dará puñetazos, si estamos agachados usará la cabeza y mientras saltamos soltará patadas. A parte de esto, por supuesto que es capaz de correr y de saltar, bastante alto por cierto, y además tiene combinaciones movimientos que le permiten incluso saltar más. Otro detalle interesante del juego es que es bastante variado, y por ejemplo en las fases acuánticas Bravoman se convierte en un submarino, cambiando el estilo de juego a una especie de shoot'em up.



El apartado técnico, sin ser brillante, está bastante bien. Lo más destacable es el sprite de Bravoman, que resulta muy simpático y muy bien animado para todos sus movimientos, y también la gran cantidad de enemigos variados que nos vamos encontrando a lo largo de la aventura, así como el diseño y tamaño de los jefes finales. Por otro lado, los escenarios son variados, detallados y bastante coloridos y, sin ser de lo mejor de la consola cumplen dignamente. Las melodías son variadas y de una calidad que tira a alta, mientras que los efectos de sonido acompañan correctamente.



La jugabilidad es otro elemento a tener en cuenta en este juego para TurboGrafx-16. Destaca principalmente por el sencillo manejo del protagonista, ya sea en su forma normal o en la de submarino, y unas habilidades muy fáciles de realizar, a lo que hay que sumar la perfecta respuesta a las órdenes que le transmitimos por medio del pad. Además, cuenta con un buen número de fases y una dificultad completamente bien ajustada.



La trama empieza cuando Arnold, unasalariado típico de una aseguradora, se encuentra con un extraterrestre llamado Alpha Man del planeta Alpha. Este le dice a Arnold que un malvado científico llamado Dr. Bomb pretende crear un arma del "Fin del Mundo". Alpha Man le da a Arnold una varilla de metal rara, un tenedor y una moneda que lo convierten en Bravoman, un héroe tokusatsu biónico que posee extremidades telescópicas que pueden ser utilizadas para luchar contra el Dr. Bomb y sus secuaces.



Tendrá que derrotar al malo de turno en un total de 22 fases bastante variadas. Para combatir más eficazmente a sus enemigos tendrá a disposición varios items que le serán de gran utilidad. Entre estos son importantes los que nos rellenan la barra de salud, uno que nos da más poder momentáneo para golpear, capacidad momentánea de disparar rayos o la inmunidad momentánea, sin olvidarnos de los tickets, que nos permiten conseguir items de nuestro amigo al final de cada nivel.



En conclusión, un muy buen juego de acción para TurboGrafx-16 que además es una conversión bastante decente de la recreativa original. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada