viernes, 7 de junio de 2013

Flicky (Mega Drive)

Flicky es un juego programado, publicado y distribuido por Sega para recreativa en 1984, siendo portada bastantes años más tarde a Mega Drive. Esta versión llegó al mercado europeo en 1991, y se puede decir que es una conversión exacta del original, aunque dada la antigüedad del juego y su calidad técnica no era algo muy difícil. Se trata de un divertidísimo juego de plataformas y habilidad que fue incluido en el pack Classic Collection para Mega Drive, que en otros incluye este juego, el Altered Beast, Alex Kidd in Enchanted Castle y el genial Gunstar Heroes.



En el juego controlamos a un pájaro azul llamado Flicky, quien en cada nivel tiene que localizar un cierto número de pollitos amarillos y conducirlos a la puerta de salida. Pero la cosa no será tan fácil, en todos los niveles nos encontramos con enemigos que acabarán con nosotros de un solo toque, por lo que tenemos que procurar evitarlos. Entre estos enemigos están Tiger el gato e Iggy, la iguana verde. Mientras que Tiger intentará acabar con nosotros saltando de plataforma en plataforma en persecución nuestra, Iggy tiene la facultad de escalar paredes. Podemos acabar con ellos momentáneamente lanzándoles objetos, pero nunca será definitivo y al poco rato volverán a aparecer. Para conseguir que los pollitos nos sigan basta con tocarles. Como curiosidad, hay que decir que los pájaros de la raza de Flicky aparecen en otros juegos, como en la saga Sonic the Hedgehog, y esta aparición es más patente en Sonic 3D, donde estas aves que hay que rescatar de una forma similar a este juego que analizo hoy reciben el nombre de "flickies", y además comparten un aspecto similar.



El apartado técnico es clavado al original, lo que significa que es extremadamente simple. Gráficamente es un título que perfectamente podría haber salido para Master System sin ni siquiera destacar en este aspecto en la consola de 8 bits. Los sprites de los pequeños personajes son esto, muy pequeños, pero al menos se mueven rápidamente, y los escenarios son extremadamente sencillos, sin apenas elementos en pantalla más que las puertas de turno, los huecos de donde salen los enemigos y los objetos arrojadizos, pero los colores están bien escogidos, resultan variados y es un juego cuya mecánica no exige muchos más despliegues gráficos. Las melodías, en cambio, suenan bastante bien, muy parecidas a las originales y resultan muy animadas, aunque hay muy pocas y en todas las fases es la misma, mientras que los efectos de sonido son simples pero eficaces.



Con este comentario del apartado técnico podríais pensar que se trata de un título mediocre, pero no es así, porque aquí lo que cuenta es la jugabilidad, y este es un claro ejemplo de una jugabilidad altísima a costa de unos gráficos mediocres. Y es que el juego cuenta con una mecánica de lo más simple que existe, teniendo solo que saltar de un lado para el otro buscando a los pájaros y esquivando a los enemigos. Como muchos juegos de este estilo, tiene un elevado número de niveles y una dificultad progresiva, volviéndose al final bastante alta, pero lo más importante de todo es que es un cartucho que proporciona una extraordinaria cantidad de diversión y que resulta tremendamente adictivo. El juego cuenta con un total de 49 fases de diversión.



En resumen, un extraordinario juego de plataformas para Mega Drive, conversión exacta del arcade, que pese a su pobre apartado gráfico es tremendamente divertido y uno de los títulos más adictivos de la 16 bits de Sega. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada