lunes, 19 de agosto de 2013

Archer McLean's Super Dropzone

Archer McLean's Super Dropzone, también conocido simplemente como Super Dropzone, es un juego programado por Eurocom Entertainment Software y publicado y distribuido pot Psygnosis para Super Nintendo, saliendo en exclusiva para el mercado europeo en diciembre de 1995. Se trata de la secuela de Dropzone, un shoot'em up aparecido en consolas varias, y esta segunda entrega se mantiene en su estilo pero con varios extras.



El estilo de juego es similar a clásicos como Defender o Roboton: 2084. Tenemos que manejar un personaje con forma de astronauta que debe destruir a los diferentes tipos de naves que nos vamos encontrando y recoger a los científicos que anden por el suelo y que caigan de las naves enemigas y llevarlos de vuelta a la base. Pero también hay que tener cuidado porque algunas naves llevan, en lugar de científicos, androides letales que debe ser evitados. Para destruirlos podemos dispararles y también debemos evitar a toda costa que nos toquen o que nos alcance un proyectil, porque nuestro héroe solo soporta un impacto.



El apartado técnico está bien. Gráficamente es sencillito, pero atractivo. El sprite del protagonista es correcto y se nota la mejora en su diseño con respecto al primer Dropzone, y aunque los escenarios son un poco monótonos, están bien ambientados y el uso del color es muy correcto, además de que el scroll es muy rápido. La música que suena tiene una gran calidad, pero es escasa y solo suena en la intro y al empezar el juego, pero no durante los niveles. En cambio, los efectos de sonido son variados y de gran calidad, especialmente las digitalizaciones de voz al empezar cada nivel y los sonidos metálicos de los golpes, que son brillantes.



En cuanto a la jugabilidad, el juego cuenta con una mecánica y un control de lo más sencillo que hay, y aunque hay que acostumbrarse al rápido movimiento del escenario, del personaje y de los enemigos, las acciones que se pueden hacer resultan muy fáciles de realizar, junto a una estupenda respuesta a las órdenes del pad. El juego cuenta con un total de 42 fases diferentes, lo que implica que el juego es bastante largo, y su dificultad es muy alta, y en ocasiones es demasiado complicado. Además, incluye algunas nuevas armas que no estaban presentes en el primer Dropzone.



En resumen, un muy buen shoot'em up para Super Nintendo basado en un estilo de juego muy simple pero al mismo tiempo muy divertido. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada