martes, 27 de agosto de 2013

Jungle Strike (Super Nintendo)

Jungle Strike es un juego programado, publicado y distribuido por Electronic Arts en un origen para Mega Drive en 1993, y luego portado a Super Nintendo, PC, Game Boy, Game Gear y Amiga, siendo esta última una versión mejorada del original. La de Super Nintendo fue programada por Gremlin Software y publicada por Electronic Arts, llegando al mercado europeo en junio de 1995, un poco tarde con respecto al original, porque en ese momento en Mega Drive ya se disfrutaba del gran Urban Strike. Se trata de la secuela del genial Desert Strike, y como tal nos encontramos con una magnífico juego de helicópteros que combina perfectamente la acción con la estrategia.



Como en su predecesor, tenemos que manejar un helicóptero Apache en una serie de misiones, todo ello visto con una perspectiva isométrica bastante bien conseguida. Cada misión está constituida por una serie de objetivos, muchos de los cuales son de obligado cumplimiento, habiendo alguno que podemos pasar por alto. Para cumplir con éxito la misión tendremos que atender al estado en que se encuentra nuestro helicóptero, ya sea por el daño recibido, la falta de combustible o la falta de munición, y además también hay que tener en cuenta que la exploración es fundamental, pero siempre poco a poco, porque si no podemos caer en alguna embocada o zonas demasiado plagadas de enemigos. Como novedad con respecto a la primera parte, contamos con nuevos vehículos que debemos utilizar durante las misiones, como son una motocicleta, un hovercraft o un caza F-117, que tiene munición infinita, pero menos resistencia que el resto de vehículos.



El apartado técnico es muy bueno. Gráficamente mejoró bastante con respecto a la primera parte. Por un lado contamos con unos vehículos bien realizados y que cuentan con un movimiento fluido y buenas animaciones, además de un buen número de unidades enemigas variadas y con buenos diseños. Por otra lado, los escenarios son variados, muy bien ambientados y están muy bien detallados, a diferencia de los de la primera parte, que al estar ambientada en el desierto resultaban poco variados y algo vacíos. Las melodías solo suenan en las escenas de introducción, pero siguen siendo tan cañeras como siempre, al más puro estilo rock. Los efectos de sonido, en cambio, son muy variados y tienen una calidad bastante alta.



Además, el juego cuenta con una jugabilidad muy alta. Destaca entre otras cosas por el sencillo control de los vehículos, aunque manejarlos a la perfección y apuntar a los diferentes objetivos es algo complicado, pero en general una vez acostumbrados las acciones son fáciles de realizar, y la respuesta a las órdenes transmitidas por medio del pad de control es bastante rápida. Por otro lado, cuenta con un acertado número de fases y una dificultad bastante elevada.



Jungle Strike cuenta con dos antagonistas: Ibn Kilbaba, el hijo del antagonista de Desert Strike, y Carlos Ortega, un notorio narcotraficante sudamericano. La secuencia de apertura representa a los dos hombres observando una explosión nuclear en una isla desierta, mientras discuten la entrega de los recursos nucleares y un ataque en Washington D.C.; Kilbaba busca venganza por la muerte de su padre a manos de los Estados Unidos, mientras que Ortega quiere "enseñar a los Yankees a no meterse en mi comercio de drogas". Un experimentado piloto se pone a los mandos de un helicópeto en una fuerza especial solitaria para detener a los dos criminales.



Tendrá que conseguirlo en un total de 9 fases con sus respectivas misiones, y además cada fase es bastante larga. Los objetos básicos que nos ayudarán a acabar el juego son los ya vistos en la primera parte, es decir, munición, combustible y energía para reparar el helicóptero. Con estos objetos por lo menos evitaremos que nuestro vehículo sea destruido antes de tiempo, aunque también nos podemos encontrar con vidas extra, que serán casi fundamentales para completar el juego.



En definitiva, una digna secuela de Desert Strike para Super Nintendo y que además mejora en mucho a su primera parte, siendo la versión de Mega Drive casi idéntica a esta. Obra maestra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada