martes, 12 de noviembre de 2013

Shining Force: The Sword of Hajya

Shining Force: The Sword of Hajya es un juego programado por Camelot Software Planning y publicado y distribuido por Sega para Game Gear en 1993, llegando en 1994 al comercio norteamericano, aunque jamás al europeo. Se trata de la secuela del también juego de Game Gear Shining Force Gaiden (que no salió de Japón y es la auténtica secuela de Shining Force para Mega Drive), por lo que estamos ante un estupendo juego de batallas tácticas, aunque le falta el punto de exploración del primer Shining Force de Mega Drive.



La historia fuera de las batallas transcurre de forma automática, no teniendo libertad para movernos por los escenarios, únicamente teniendo algo de interactividad a la hora de visitar pueblos y otros lugares del estilo donde podemos salvar la partida, resucitar a nuestros aliados caídos y, en algunas ocasiones, visitar tiendas de armamento y de items. En ciertos momentos del juego se sucederán las famosas batallas tan propias de la saga, que se desarrollarán de una forma idéntica. Es decir, el escenario se dividirá en cuadrículas, y cada combatiente ocupará una casilla. Estos se moverán por turnos, siendo los de más alto nivel los que se moverán en primer lugar y los más rápidos y ágiles los que sean capaces de recorrer un mayor número de casillas. Cuando uno de nuestros personajes se encuentre al lado de un rival podemos atacarle, momento en que se producirá la animación de pantalla. Con cada golpe que demos nos darán un porcentaje de experiencia, que variará según el nivel del rival, del daño producido y de si lo matamos o no. Cuando acumulamos la suficiente experiencia, nuestro personaje subirá de nivel, y cuando llegue al nivel 10 podemos ascenderlo a una clase más poderosa.



El apartado técnico está muy bien. Gráficamente se respetan los diseños y estilo ya aparecidos en el primer Shining Force de Mega Drive y, pese a que lógicamente son inferiores, hay que decir que los sprites de los personajes son totalmente reconocibles unos de otros y los rostros también están muy bien. Los escenarios son detallados, variados y muy bien ambientados, y aunque en general son peores gráficos que los de Mega Drive, para ser una Game Gear mantienen muy bien el tipo. Tiene las melodías típicas de la serie, aunque con la calidad de Game Gear, por lo que de música está bastante bien, mientras que los efectos de sonido son mucho más simples, muy en la línea de la saga.



En cuanto a la jugabilidad, hay que indicar que la mecánica del juego es muy sencilla, por lo que aprender a jugar es muy fácil y lleva muy poco tiempo, a lo que ayudan también los menús de estado y acción tan intuitivos que incluye el juego que tenemos entre manos, aunque pierde algunos enteros con respecto a los juegos de Mega Drive al no incluir las partes de exploración. Por lo demás, tiene una extensión decente y una dificultad ajustada, aunque también depende del nivel de dificultad que elijamos.



La historia gira entorno a Deanna y sus compañeros, los jóvenes soldados de la armada de Cypress. Nick, el Príncipe de Cypress, dejó el castillo con la orden de derrotar a Iom, una nación malvada. Sin embargo, se marcha sin la poderosa Espada de Hajya debido a no poder usarla, ya que su brazo se convirtió en piedra. Deanna y sus amigos deberán defender su castillo y la Espada, con la ayuda de Mayfair, amigo del Príncipe Nick. Cuando las fuerzas de Iom atacan y roban la espada, será Mayfair el que dirija a los jóvenes soldados para perseguir a los ladrones y recuperar la espada. Y tendrá que conseguirlo en todo un mundo bastante amplio. En él contamos como ayudas con los items típicos de la saga, que van desde las armas y elementos defesnvos a objetos para recuperar salud, magia y otros elementos interesantes para subir un nivel, aumentar la vida o la fuerza.



Resumiendo, un muy buen juego de rol táctico para Game Gear que, pese a no contar con la exploración que tenía las entregas de Mega Drive, resulta divertido y adictivo. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada