viernes, 8 de noviembre de 2013

Street Racer (Mega Drive)

La versión para Mega Drive de Street Racer llegó al mercado europeo en mayo de 1995, siendo como la de Super Nintendo programada por Vivid Image y publicada y distribuida por Ubisoft. Sin embargo, el juego es muy diferente a su homónimo de Super Nintendo al no contar con un sistema como el modo 7, aunque sigue siendo un juego de carreras muy divertido y entretenido, con una simulación muy conseguida de algo parecido a un modo 7 parcial.



La diferencia radica en que el de Super Nintendo, como ya comenté en el análisis anterior, funciona con el famoso Modo 7, conformando un juego de un estilo similar a Super Mario Kart, pero Mega Drive no puede contar con eso, así que el sistema de movimiento de la carretera es más tradicional, así como el desarrollo de las carreras, pero aún así se mantiene la mecánica de poder golpear a los rivales, recoger objetos y power-ups a lo largo del recorrido y usar las habilidades propias de cada personaje. Estos personajes, así como las opciones de juego que disponemos, son exactamente los mismos que aparecían en el cartucho de Super Nintendo (aunque por ejemplo cosas como el Rumble se juegan completamente diferente), y también está disponible la opción para los 4 jugadores simultáneos.



El apartado técnico está muy bien. Los sprites de los corredores son igualitos que en su versión de Super Nintendo y también se mueven con fluidez y con animaciones decentes, aunque algo más pequeños. Pero sin duda la mayor diferencia reside en los circuitos, que al no presentar ya el modo 7 tienen una aspecto muy diferente, además de un movimientos también distinto, pero aún así hay que decir que para Mega Drive están muy bien logrados, con una meritoria rutina en el movimiento de la carretera y unos giros muy bien conseguidos. La música está muy bien elegida, suena de maravilla y resulta divertida y variada, mientras que hay todo tipo de efectos de sonido, aunque no todos son todo lo bueno que sería deseable, como el derrape de los karts.



En cuanto a la jugabilidad, hay que indicar que los karts gozan de un control muy sencillo (siempre que usemos un pad de 6 botones) por lo que, a pesar de que pueden hacer muchas cosas distintas, estas acciones resulan muy fáciles de realizar, a lo que hay que añadir una respuesta perfecta al pad. También hay que indicar que quizás sea más fácil acostumbrarse al control de esta versión que la de Super Nintendo, pero no es tan divertida como esta, sobre todo el modo Rumble, que en Mega Drive, aunque divertido, me dejó algo decepcionado después de probar el modo Rumbe de Super Nintendo. Por lo demás, contamos con un buen número de competiciones y la dificultad general del juego está bastante bien ajustada, aunque en el modo Soccer hace falta practicar.



En definitiva, un estupendo juego de carreras para Mega Drive que, aunque no llega ni de lejos a la altura de la versión de Super Nintendo, resulta un juego muy divertido y completamente diferente a la versión del Cerebro de la Bestia. Muy recomendable.


2 comentarios:

  1. Recuerdo la poca verguenza que tenian algunas revistas de la epoca, que algun lector preguntó que que version se compraba y le dijeron que ambas eran muy buenas. Que las dos tenian sus puntos positivos blablabla. Es mas, si no me falla la memoria, creo que alguna le dio mas puntos a la version de mega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, a mí me parece un muy buen juego de carreras, pero de ninguna manera llega a la calidad de la versión de Super.

      Eliminar