lunes, 11 de noviembre de 2013

Super Hunchback

Super Hunchback es un juego programado, publicado y distribuido por Ocean para Game Boy en 1992, llegando al mercado europeo en septiembre del mismo año. Se trata de un muy buen arcade de plataformas protagonizado por un personaje tan carismático como es Quasimodo. Es la secuela de la conversión de Ocean del arcade Hunchback.



El objetivo de cada nivel es llegar al final de una determinada fase, debiendo en nuestro camino sortear todo tipo de obstáculos y de peligros. Entre estos obstáculos hay cañones que si golpean al protagonista lo catapultan a través de la pantalla, flechas o burbujas, pero también acantilados o zonas con estacas. Para superar los obstáculos, Quasimodo puede saltar, nadar o agarrarse a las cuerdas para cruzar un peligroso acantilado. Cada fase se compone de varias secciones, y para pasar a la siguiente sección hay que tocar la campana que nos espera al final de esta. También podemos acceder a fases de bonus si conseguimos llegar a los portales en forma de remolino, las cuales dan la oportunidad de conseguir una vida extra. Si el tiempo que tenemos para acabar cada sección se agota, una campana gigante atrapará a Quasimodo, haciéndole perder una vida.



El apartado técnico está muy bien. El sprite del protagonista está bien diseñado, tiene un tamaño adecuado y cuenta con animaciones fluidas y bien hechas, mientras que el gran número de obstáculos que nos encontraremos también está dotado de una buena calidad. Los escenarios son variados, detallados y bien ambientados, a pesar de la ausencia de color. La música del juego también es apropiada, siendo variada, animada y de buen calidad, mientras que el juego dispone de unos efectos de sonido variados y de una calidad decente.



Pasando ahora al tema de la jugabilidad, hay que decir que la de este cartucho es perfecta, debido sobre todo al sencillo control que tenemos sobre el protagonista, a lo fácil que resultan realizar sus movimientos (aunque es cierto que no tiene demasiados) y a una estupenda respuesta a las órdenes transmitidas por el pad de control. Por otro lado, el juego dispone de un número interesante de fases y de una dificultad bien ajustada y progresiva.



Nueve serán las fases que tendrá que atravesar el intrépido Quasimodo para acabar con éxito el juego, las cuales están divididas en 5 secciones, por lo que el juego cuenta con la respetable cifra de 45 secciones que, aunque no muy largas, pues está bien el número. Contamos con algunos items de ayuda. Unos como la fruta se limitarán a darnos puntos, pero también los hay que nos dan vidas extra o los corazones que nos dan un punto más de salud.



Como conclusión, tengo que decir que estamos ante un muy buen título para Game Boy que, pese a que vendió relativamente mal, se trata de un juego de plataformas y habilidad muy a tener en cuenta por los poseedores de la portátil. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada