lunes, 18 de noviembre de 2013

Turn and Burn: No-Fly Zone

Turn and Burn: No-Fly Zone es un juego programado por Imagineering y publicado y distribuido por Absolute Entertainment para Super Nintendo en 1994, llegando al mercado europeo en mayo del mismo año. Se trata de un muy buen simulador de aviación bélica, probablemente de lo mejor del género en la consola de Nintendo.



Como es habitual en muchos otros simuladores de vuelo, veremos todo desde el interior de la cabina del avión, debiendo antes de empezar cada misión despegar el avión de un portaaviones y debe aterrizar en él una vez que haya terminado. Normalmente las misiones serán del tipo de destruir un cierto número de aviones enemigos o de destruir alguna base enemiga, que muchas veces se encuentran en islas dispersas por el océano. Contamos con cuatro tipos de disparos básicos. El principal es la ametralladora, pero tenemos a disposición tres tipos de misiles que varían en velocidad y precisión, siendo el más preciso de todos el teledirigido, pero también el más escaso. Además, en todo momento hay que tener en cuenta que la munición no es infinita y que en niveles más avanzados hay que tener cuidado del combustible, que también se agota. El combustible se puede rellenar en el aire si se nos acopla un avión más grande, pero para recargar el armamento no tenemos más remedio que aterrizar en el portaaviones.



El apartado técnico está muy bien. Gráficamente es muy bueno, con unos sprites de unidades enemigas muy bien realizados y cuyos acercamientos están muy bien conseguidos, además de los buenos efectos de las explosiones y demás juegos de luz. Los escenarios son variados y detallados, a la par que muy bien ambientados, pero lo mejor es que se les ha implementado perfectamente el modo 7, de modo que cuando nuestro avión gira sobre sí mismo se produce un efecto muy bueno. No tiene un gran número de melodías, pero las que tiene están muy bien compuestas y gozan de buena calidad de audio, a la par de que ayudan a ambientar el juego, y a esto hay que añadir unos efectos de sonido muy realistas y entre los que destacan las explosiones y los avisos de nuestro radar.



En cuanto a la jugabilidad, hay que indicar que el avión que tenemos la misión de pilotar goza de un control muy sencillo, por lo que todos los ataques, movimientos y demás acciones que podemos hacer con él resultan muy fáciles de realizar, a lo que hay que sumar una muy buena respuesta a las órdenes transmitidas por el pad. Además, tiene un amplio número de misiones que llegan a superar la treintena y una dificultad muy bien ajustada y progresiva, siendo las misiones más avanzadas bastante complicadas de finalizar con éxito.



En definitiva, una excelente simulador de aviación de combate para Super Nintendo, siendo uno de los juegos del género más redondos aparecidos para el "Cerebro de la Bestia". Muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada