lunes, 25 de noviembre de 2013

Wave Race 64

Wave Race 64 es un juego programado por Nintendo EAD y publicado y distribuido por Nintendo para Nintendo 64 en 1996, llegando al mercado europeo en mayo de 1997. Se trata de la secuela de un juego para Game Boy llamado Wave Race, por lo que nos encontramos ante un interesante juego de carreras de motos acuáticas bastante espectacular.



Como en cualquier juego de carreras, el objetivo no es otro que batir a los adversarios contra los que competimos, pero se introduce el hecho de que mientras adelantamos a las demás motos acuáticas también debemos maniobrar con nuestra moto alrededor de varias boyas estratégicamente colocadas. Cada vez que cumplamos con éxito uno de estas cosas, brillará una flecha de poder y nuestra moto acuática ganará en velocidad. En cambio, si fallamos, entonces sucederá lo contrario, y nuestro vehículo perderá potencia. Contamos con 5 modos de juego fundamentales, los cuales son el campeonato, el calentamiento (nos sirve básicamente para entrenar y probar los diferentes circuitos), el contrarreloj, el modo Stunt, en el que jugamos solos, no para competir, sino para hacer trucos como volteretas o atravesar anillos; y por último está el modo 2P VS., en el que competimos contra un segundo jugador a pantalla partida.



El apartado técnico es genial. Los diseños de las diferentes motos que podemos escoger son muy buenos, pero la cosa no se acaba ahí, sino que todos los movimientos, giros, botes y demás cosas que pueden hacer están animados a la perfección y muy bien plasmados, mientras que los diferentes circuitos son variados, detallados y bien ambientados, con un muy buen efecto del agua y una sensación de velocidad muy bien conseguida. Tiene una banda sonora de bastante buena calidad con melodías variadas y agradables, superada por unos efectos de sonido numerosos y de muy buena calidad, donde destacan el rugido de los motores y las voces digitalizadas.



En cuanto a la jugabilidad, es un título que destaca por un control sencillo de las motos acuáticas que podemos escoger, lo que implica que todos los movimientos en forma de las diferentes piruetas que pueden hacer las motos, siempre y cuando las practiquemos, resulten muy fáciles de realizar, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta al pad. Quizás, comparado con otros juegos de carreras, se quede algo corto en número de circuitos, que son unos ocho, pero la dificultad está bastante bien ajustada y hay algunos circuitos complicados.



Resumiendo, un muy buen juego de carreras de motos acuáticas para Nintendo 64 que sabe transmitir muy bien el estilo de este deporte. Muy recomendable.


6 comentarios:

  1. Posiblemente mi juego favorito de 64. Todavía recuerdo lo impresionado que me dejó el efecto del agua cuando lo probé la primera vez.

    ResponderEliminar
  2. Este fue el primer juego al que jugué de Nintendo 64, se lo compró un buen amigo mío de salida junto a la consola, y durante muchos meses lo viciábamos sin parar.

    Es un pasote el trabajo que hicieron con las físicas, tanto del agua como de la moto comportándose sobre ésta, muy adelantado a su época.

    Lo que quizás no se aprecia ya tanto es el nivel técnico, en su día te quedabas a cuadros, sobretodo en Drake Lake, que empezaba habiendo niebla a punta pala, y conforme avanzaba la carrera se despejaba todo y el agua, en plan lago, en calma, dejaba ver unos efectos de reflejos brutales.

    Luego en Sunset Bay, que juega con los efectos de luces, siendo la puesta de Sol, realmente se ve espectacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad que los efectos metereológicos que comentas eran una pasada, sobre todo para la época.

      Eliminar
  3. Muy mítico.
    El efecto del agua en su momento fue alucinante.
    Echo en falta más lanzamientos de semejante calibre para las actuales consolas de nueva generación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que todos coinciden en lo del efecto del agua xdddd

      Eliminar