sábado, 7 de diciembre de 2013

Bugs Bunny in Double Trouble (Mega Drive)

Bugs Bunny in Double Trouble es un juego programado por Atod AB y publicado y distribuido por Sega para Mega Drive en 1996, llegando poco después una versión para Game Gear, aunque en ese caso programada por Probe. La versión de Mega Drive aterrizó en el mercado europeo en septiembre de 1996, tratándose de un plataformas muy divertido y variado protagonizado por el conejo más famoso de todos los tiempos, el singular Bugs Bunny.



En sí, todos o casi todos los niveles que forman el juego son del género de las plataformas y con una apariencia similar, pero los objetivos son muy diversos y las formas de conseguirlos también diferentes. Así por ejemplo, al principio se nos da la opción de elegir entre dos fases. En una tenemos que hacer pasar al Pato Lucas (que nos va persiguiendo) por ciertos para engañar al cazador Elmer, y en la otra estaremos en un ruedo de toros y nuestro objetivo será fabricar una trampa para el toro. Para ello debemos buscar las piezas de la trampa, que se hayan en unos agujeros tapiados en el suelo. Para desbloquearlos tenemos que saltar sobre el toro para que nos impulse y podamos agarrarnos a los globos cargados de dinamita, con los que tenemos que caer exactamente encima de los agujeros. Con esto nos podemos hacer una idea de la variedad del juego, que incluye puzzles, laberintos e incluso zonas de matamarcianos. Los movimientos básicos de Bugs Bunny son caminar, saltar, correr (con cuyo botón también se pueden accionar diferentes interruptores) y en algunos niveles también lanzar cosas.



El apartado técnico es muy bueno. Gráficamente puede que no sea lo mejor de Mega Drive, pero los gráficos son notables, sobre todo con respecto al sprite de Bugs, que cuenta con un diseño clavado al de los dibujos animados y unas excelentes animaciones, y los demás personajes de la Warner Bros. que salen en el juego son también muy buenos. Los decorados reflejan a la perfección el estilo de los dibujos animados, con fondos detallados, variados y coloridos, perfectamente ambientados. Las melodías que acompañan a la acción son agradables y de buena calidad, aunque los ritmos son un poco parecidos entre sí, mientras que los efectos de sonido son numerosos y de una calidad media superior a la de la música.



Entrando en los que es la jugabilidad en sí, hay que decir que Bugs goza de un control bastante sencillo, lo que propicia que todos los movimientos que puede hacer el conejo, que son bastante numerosos, resultan muy fáciles de realizar, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta a las órdenes que tenemos que transmitirle por medio del pad. Tiene un acertado número de fases y una dificultad medio elevada, por lo que es un juego que se tarda en completar.



El juego se compone de un total de 10 fases en los que se revisitan episodios clásicos protagonizados por Bugs Bunny y otros personajes clásicos de la Warner Bros. Contamos con algunos items de ayuda para que nos asistan a lo largo de la aventura, y entre ellos podemos encontrarnos con diferentes tipos de armas arrojadizas para enfrentarnos a los enemigos, zapatos que nos proporcionan más velocidad o las zanahorias que nos restauran la salud perdida.



En definitiva, un buen juego de plataformas protagonizado por Bugs Bunny para Mega Drive del que hay que decir que, a pesar de que hay alternativas mejores en la consola, resulta entretenido y mantiene intacto el espíritu de los dibujos animados. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada