jueves, 9 de enero de 2014

Marble Madness (Mega Drive)

Marble Madness es un juego programado, publicado y distribuido por Atari Games para recreativa en 1984, siendo portado a multitud de sistemas diferentes entre los que destacan Mega Drive, Master System, NES, ZX Spectrum, PC o Amstrad CPC. La versión de Mega Drive fue programada, publicada y distribuida por Electronic Arts y llegó al mercado europeo en junio de 1992, tratándose de un juego de habilidad de gran calidad.



El objetivo de cada nivel que forma el juego es conducir una especie de canica por una serie de laberintos con perspectiva isométrica desde un punto inicial hasta un punto final o meta, contando para ello con una tiempo limitado. En el transcurso del avance de la bola se encontrará con multitud de obstáculos en forma de pasos bloqueados o enemigos que nos tratarán de echar de la pista para que caigamos al vacío, que no nos quitará ninguna vida, pero sí que nos hará perder un tiempo precioso. A pesar de que el primer nivel no es muy complicado (es casi introductorio, como para hacernos con el control del juego y sin ningún tipo de obstáculo), esto cambiará pronto por su dificultad progresiva. Si no conseguimos llegar a la meta en el tiempo previsto, nos llegará la odiada pantalla de Game Over.



El apartado técnico está bastante bien. En el tema de los gráficos, hay que decir que la bola que manejamos se mueve rápida y fluidamente por los escenarios isométricos, que resultan apropiados y aunque en general estos gráficos son bastante sencillo, hay que decir que la perspectiva está bien conseguida y también hay que destacar el uso del color. Las melodías que nos acompañan son bastante reguleras, pero tampoco molestan demasiado, a las que se suman unos efectos de sonido escasos y tampoco tienen demasiada calidad, pero bueno, menos es nada.



En cuanto a la jugabilidad, hay que decir que el control del juego es muy sencillo, porque solo tenemos que manejar la bola empleando la cruceta, y además la respuesta a las órdenes transmitidas por mediación del pad de control está muy bien, aunque sí que hay que practicar bastante por el movimiento de la bola, porque el movimiento de la bola al bajar por las pendientes está muy bien conseguido, por lo que hay que manejar con cuidado la bola para no caerse por las pendientes, pero eso es parte del atractivo del juego. Esto hace que la dificultad progresiva, aunque empiece facilito, acabe siendo bastante alta. La única pega es que el juego es un poco corto, contando solamente con 6 fases.



Resumiendo, un muy buen juego de habilidad para Mega Drive que constituye una estupenda versión del original para la 16 bits de Sega. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada