martes, 14 de enero de 2014

Panzer Dragoon Mini (Game Gear)

Panzer Dragoon Mini es un juego programado, publicado y distribuido por Sega para Game Gear en 1996, siendo uno de los últimos juegos lanzados a la portátil, y tal vez sea esa la razón por la que no salió de Japón. Se trata de un entretenido shoot'em up en tercera persona basado en la saga Panzer Dragoon de Saturn. Debido a que el juego no cuenta con historia de ningún tipo y a la apariencia super deformada del dragón, esta entrega no se considera canónica dentro de la serie.



Debido a las limitaciones de la consola, el juego tiene más semejanzas con Spacie Harrier que con la saga Panzer Dragoon, aunque se mantiene la capacidad de dejar marcados a los enemigos dejando pulsado el botón de disparo para luego al soltarlo mueran todos a la vez. Además, como primera y única vez en toda la serie, el dragón no cuenta con jinete. Al ser parecido a Space Harrier, veremos a nuestro dragón desde atrás y a los enemigos que vendrán del fondo de la pantalla, a los cuales tendremos que disparar apuntándoles con la mirilla. Cada fase del juego cuenta con un jefe y un subjefe, en los cuales la mecánica variará un poco. Y es que la pantalla se girará para mostrarnos al dragón de perfil, debiendo disparar sin cesar al enorme jefe correspondiente.



El apartado técnico está bastante bien. El diseño del dragón y de los diferentes enemigos es correcto y todos están bien animados, y el efecto de acercamiento de los "malos" está conseguido, y entre todos los enemigos destacan unos jefes finales de diseños originales y que se mueven fluidamente, pese a que su tamaño es gigantesco. Los escenarios son variados y con un buen nivel de detalle, además de un buen empleo de la paleta de colores de la portátil, pero sin duda el mejor efecto es el del giro que se produce cuando el dragón llega a junto un jefe. Musicalmente está bastante bien, con melodías variadas y de buena calidad de audio para la consola, unidos a unos efectos de sonido variados y apropiados.



En la jugabilidad la cosa decae un poco, pero no por el control, que es sublime, sino por su duración. El control citado es muy sencillo, por lo que realizar las acciones del dragón no entraña ninguna complejidad, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta a las órdenes de los botones de la portátil. Pero sin duda, lo peor del cartucho es que solo incluye cuatro fases, aunque acabárselas no será fácil, porque la dificultad del juego, pese a un primer nivel no muy complicado, es bastante alta, aunque se ve reducida por culpa de la presencia de passwords. También con el tiempo se puede hacer algo repetitivo, pero solo un poco.



En resumen, un muy buen juego inspirado en Panzer Dragoon para Game Gear, que tiene el inconveniente de ser muy corto, pero al menos es entretenido y adictivo. Recomendable, aunque repetitivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada