domingo, 2 de febrero de 2014

Boulder Dash (Game Boy)

Boulder Dash es un juego programado, publicado y distribuido por First Star Software para Atari 8-bit en 1984, y aunque esta versión original se quedó en Estados Unidos fue portado a varios sistemas entre los que destacan Game Boy, NES, arcade, ZX Spectrum o Amiga. La versión de Game Boy fue programada por Beam Software y llegó al mercado europeo en 1990 en forma de un divertido juego tipo puzzle con algunas semejanzas con la recreativa de 1982 The Pit, programada por Taito.



La mecánica del juego, como suele ser habitual en el género, es muy sencilla. Básicamente lo que debemos hacer es simplemente localizar la salida del nivel en un tiempo limitado, tarea que no será nada fácil, porque el camino está lleno de obstáculos letales como las rocas que caen cuando pasamos por debajo o vamos liberando la tierra que hay a su alrededor (el camino presenta algunas zonas con algo parecido a tierra y que desaparece en cuanto pasamos por encima) o los enemigos que harán todo lo posible por matarnos. Por si esto fuera poco, para poder usar las salidas de los niveles debemos recoger un número determinado de diamantes o gemas, las cuales si conseguimos suficientes también nos regalarán una vida extra.



El apartado técnico está bien. Los gráficos son bastante sencillos como es habitual en este género, pero dentro de su simpleza son bastante correctos, con un protagonista con un movimiento suave y unas animaciones correctas y enemigos y demás elementos también de un diseño decente, además de escenarios bien recreados, aunque no muy detallados, pero tampoco se necesita más. La melodía de los niveles es simpática y pegadiza, pero puede llegar a hacerse monótona por ser siempre la misma. Los efectos de sonido son simples a más no poder, pero son los adecuados para un juego de estas características.



Pasando ya al tema de la jugabilidad, hay que decir que tanto la mecánica como el control del juego son muy sencillos, básicamente porque la mecánica del juego es muy fácil de aprender y porque a parte de moverse con la cruceta, el protagonista no tiene ningún tipo más de movimiento, aunque hay que decir que su respuesta a los botones de la portátil es muy buena. Su total de 80 fases distintas nos da una idea de su extensión, y además posee una dificultad progresiva y que pronto se hará elevada, pero eso no impide que sea un título igualmente adictivo y extremadamente divertido.



En resumen, un divertidísimo juego tipo puzzle para Game Boy, muy buena versión para la portátil además, por lo que es un juego idóneo para los amantes del género y que además posean una Game Boy. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada