sábado, 22 de febrero de 2014

Hang-on (Master System)

La versión de Master System de Hang-On fue programada, publicada y distribuida por Sega, y también como el arcade vio la luz en 1985, aunque por supuesto varios meses después de la salida de la recreativa a los salones de juego. Se trata de una versión muy buena del juego original para ser una Master System, por lo que nos encontramos ante un muy buen juego de motos que sin duda está entre los mejores disponibles para la máquina de 8 bits de Sega.



El sistema de juego es muy similar al que ya estaba presente en el arcade. Esto quiere decir que el cartucho cuenta con una mecánica similar a OutRun en la que a lomos de una moto debemos completar un circuito antes de que se acabe el tiempo. Cada circuito está dividido en varios checkpoints, y cada vez que pasamos por uno de ellos se nos concede un poco más de tiempo. Durante el trayecto, que se verá con la perspectiva típica de ver la moto desde atrás y la carretera ante nosotros, debemos esquivar motos que vamos adelantando y estar atentos a las curvas. A diferencia del arcade, esta versión para Master System presenta una opción para cambiar de marcha pulsando arriba o abajo con la cruceta del pad, algo parecido a como sucedía con Pole Position. Una vez que se acabe una carrera, empezará otra, pero con un circuito todavía más complicado.



El apartado técnico es muy bueno. Gráficamente destaca por las motos que aparecen, que están muy bien diseñadas y se mueven fluidamente por la pantalla con unas animaciones muy correctas, a lo que hay que añadir el circuito, que presenta entornos variados, detallados y con buen empleo de la paleta de colores, además de que tiene una emulación de scalling muy bien conseguida. Como algo un poco más negativo está la ausencia de música durante la carrera, aunque sí que habrá efectos de sonido, sobre todo el del motor de la moto, y hay que decir que para ser Master System están bastante bien, aunque el sonido de los adelantamientos me cansa un poco.



Entrando ya en lo que es la jugabilidad en sí, hay que decir que el juego cuenta con una mecánica y un control muy sencillos, por lo que las cosas que podemos hacer con la moto (que se limitan a girar, acelerar, frenar y cambiar de marcha) resultan muy fáciles de realizar, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta al pad. Por otro lado, el juego cuenta con una extensión mayor que el arcade al presentarse ocho carreras con 5 checkpoints cada una, con una dificultad progresiva y que acaba convirtiéndose en bastante alta, necesitando de mucha precisión para poder finalizar una carrera.



En resumen, una muy buena conversión del original a Master System, conformando uno de los mejores arcades de conducción programados para la consola de 8 bits de Sega. Muy recomendable.


4 comentarios:

  1. grandisima conversion! muy buena jugablemente y con una sensacion tremenda de velocidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. Una auténtica pasada.

      Eliminar
  2. Teniendo en cuenta el sistema del que estamos hablando, desde luego que nos encontramos ante una conversión muy meritoria... posiblemente, entre los 3 o 4 mejores juegos de conducción de la Master System.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Y eso que Master System tampoco es que tuvo mala suerte en juego de conducción.

      Eliminar