sábado, 8 de marzo de 2014

Star Wars Episode I: Racer (Nintendo 64)

Star Wars Episode I: Racer es un juego programado, publicado y distribuido por LucasArts para Nintendo 64, PC y Game Boy Color en 1999, siendo posteriormente portado a Dreamcast. También se iba a lanzar una versión para Playstation, pero finalmente no vio la luz. La versión de Nintendo 64 llegó al mercado europeo en junio de 1999 en forma de un entretenido y rapidísimo juego de carreras inspirado en las carreras de vainas del episodio uno de la Guerra de las Galaxias.




Es el típico juego de carreras futurista en el que, viendo el coche que manejamos desde una perspectiva trasera, se llegan a alcanzar velocidades vertiginosas con un estilo que puede recordar a clásicos como Wipeout o F-Zero. Contamos además con varios modos de juego entre los que están el torneo, la carrera libre, el Time Attack (que es igual a la carrera libre pero compitiendo contra el reloj), carrera contra un segundo jugador y el multiplayer a través de la red local. El torneo es el modo principal del juego, y en él se compite básicamente para ganar dinero con el que comprar piezas o droides, desbloquear pistas, nuevos pilotos y mejoras para el vehículo.



El apartado técnico es muy bueno. Contamos con unos vehículos bien diseñados y que se mueven rápida y fluidamente por la pantalla, además de resultar muy parecidos a los que salían en la película. Además de esto, contamos también con unos escenarios variados, detallados y muy bien ambientados, pero lo mejor de todo es que la sensación de velocidad es altísima, lo que convierte a este título en uno de los juegos de carreras más rápidos disponibles para Nintendo 64, y además hay que decir que la calidad gráfica gana mucho si se usa también el Expansion Pack de la consola. Sin embargo, la calidad sonora no llega a esa altura, siendo quizás el mayor defecto del juego. Salvo en la pantalla de inicio y en la última vuelta de cada carrera no suena música de ningún tipo, y la que suena, aunque no es horrible, tampoco es que sea gran cosa. Los efectos de sonido tampoco son magistrales, pero se dejan oír y hay algunos de calidad.



Pasando al tema de la jugabilidad hay que decir que el juego cuenta con la sencillez de control y de mecánica propia de un juego de carreras, con acciones muy fáciles de realizar y una muy buena respuesta al pad y con una excelente y muy rápida sensación de velocidad, lo que convierte cada carrera en competiciones trepidantes, divertidas y muy adictivas. Tiene además un buen número de circuitos y una dificultad bien ajustada, aunque quizás necesitaría de una dificultad algo más elevada. Los circuitos se dividen entre diferentes planetas, habiendo un total de 8 planetas entre el que destaca por supuesto el planeta Tatooine, planeta natal de Luke Skywalker. También podemos elegir entre 25 pilotos distintos, algunos de los cuales hay que desbloquear, encontrándose entre ellos a Anakin Skywalker.



Para concluir tengo que decir que estamos sin duda a uno de los juegos de conducción más rápidos de Nintendo 64, lo que lo convierte en un juego trepidante y muy divertido. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada