martes, 15 de abril de 2014

G-LOC: Air Battle (Mega Drive)

G-LOC: Air Battle es un juego programado por AM2 y publicado y distribuido por Sega para recreativa en 1990, siendo posteriormente portado a  Mega Drive, Master System y Game Gear, cada una de ellas con características que no están presentes en el arcade (por ejemplo, la versión de Master System incluye jefes). La versión de Mega Drive fue programada por Sega y llegó al mercado europeo en 1993. Se trata de un simulador de vuelo muy parecido a AfterBurner, pero en primera persona.



Básicamente la mecánica es la misma que AfterBurner, es decir, tenemos que enfrentarnos a los aviones que veamos y esquivar los proyectiles que nos lancen. La gran diferencia con AfterBurner es que en esta ocasión tenemos misiones que suelen ser destruir un número determinado de vehículos enemigos antes de que se acabe el tiempo y que además vemos todo desde el interior de la cabina del avión. Una característica exclusiva de esta versión es que se alternan momentos en primera persona semejantes al arcade con otros en tercera persona de un aspecto similar a AfterBurner. Contamos básicamente con dos tipos de disparo. Uno es el normal, infinito, y otro son misiles teledirigidos que se lanzarán automáticamente hacia el enemigo que esté marcado con el cursor, pero hay que tener en cuenta que los misiles son de uso limitado.



El apartado técnico está muy bien. Gráficamente es muy parecido a AfterBurner, por lo que nos encontramos con unos giros del avión bien realizados tanto en las partes de primera persona como en las de tercera, aunque esta ocasión no existen los espectaculares giros de 360º de AfterBurner. Los vehículos enemigos están muy bien diseñados y el efecto que tienen para acercarse y alejarse está muy bien conseguido. Los escenarios no llegan a la altura de los originales, pero tienen algunos suelos muy bien realizados y que se acercan mucho a los del arcade, aunque algunos como los del desierto o el de scalling de cuando volamos entre columnas son regulareros. El efecto del cambio de vista de primera a tercera persona está muy bien logrado. Las melodías son cañeras y se ajustan muy bien a la acción, mientras que los efectos de sonido, aunque se han oído cosas mejores en Mega Drive, tienen bastante calidad.



Entrando en el tema de la jugabilidad, hay que decir que tanto la mecánica como el control del juego son muy sencillos, lo que permite que todas las acciones que podemos hacer con el avión se realicen de una forma muy cómoda y fácil, a lo que también contribuye una muy buena respuesta las órdenes transmitidas por el pad. El juego cuenta con una buena extensión con un buen número de niveles a nuestra disposición, además de contar con una dificultad bien ajustada y progresiva. Quizás su defecto sea que se puede hacer algo monótono.



En definitiva, un muy buen juego estilo AfterBurner para Mega Drive que, si bien no llega a la calidad del AfterBurner, resulta un juego entretenido y adictivo. Recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada