miércoles, 30 de abril de 2014

Gremlins 2: the New Batch (Game Boy)

Al igual que la versión de NES, el Gremlins 2: The New Batch para Game Boy fue programado, publicado y distribuido por SunSoft, y aunque ambos títulos datan de 1990, la versión para la portátil de Nintendo no nos llegará al mercado europeo hasta el 23 de abril de 1992. También está protagonizado por el simpático Gizmo, pero ahí acaban todas las similitudes con la versión de NES, porque en este caso nos encontramos con un plataformas bastante entretenido, en contraposición a ese arcade de vista cenital de NES.



El objetivo de cada nivel es como en muchos otros plataformas llegar al final de recorrido correspondiente, y para ello Gizmo contará con unos cuantos movimientos básicos que se reducen a caminar, saltar y utilizar un arma en caso de haberlo encontrado previamente. En nuestro camino nos encontraremos con todo tipo de enemigos entre los que por supuesto estarán los inevitables gremlins en todas sus formas, porque hay que recordar que en la película había gremlins genéticamente modificados al ingerir productos químicos, como el caso de mi preferido, el gremlin intelectual al que le salen gafas y todo. Además de tener que librarnos de los enemigos molestos tenemos que hacer uso de nuestras habilidades con el salto para superar obstáculos que requieren de bastante precisión.



El apartado técnico está bastante bien. Lo primero que destaca es el sprite de gizmo, que tiene un tamaño importante, se parece mucho al original y cuenta con unas decentes animaciones, además de que hay una buena variedad de enemigos diferentes y todos ellos de una calidad bastante buena. Los escenarios están en general bien ambientados, pese a la ausencia de colorido, aunque en ocasiones están un tanto vacíos y no son demasiado variados. Las melodías son numerosas y de buena calidad, todas ellas muy divertidas y apropiadas para cada nivel o enfrentamiento con un jefe, mientras que tenemos a disposición un amplio abanico de efectos de sonido bastante simpáticos.



Pasando al tema de la jugabilidad, hay que decir que el control que tenemos sobre Gizmo es muy sencillo, lo que permite que todos sus movimientos se realicen de una forma muy fácil y cómoda, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta a las órdenes transmitidas por los botones de la portátil, aunque también hay que recordar que en muchas ocasiones hay que ser bastante preciso. Hay que decir que el juego es un poco corto, pero para compensar esto se nos presenta una dificultad elevada, con algunos momentos muy complicados.



El juego goza de tan solo cuatro fases variadas, pero gracias a esa dificultad elevada se tarda en acabar. Como es lógico, contamos con una serie de items de mucha utilidad que nos asistirán a lo largo de la aventura. Los más importantes son los corazones que rellenan corazones de vida (el pequeño solo nos da uno, pero el grande nos rellena todos), el lápiz que nos permite golpear a los enemigos, la radio que nos deja lanzar una nota musical a un enemigo y la caja de inmunidad que nos permite acabar con 5 enemigos tocándolos, pero que perdemos si nos tocan los pinchos.



En definitiva, un juego de plataformas muy bueno para Game Boy basado en la película Gremlins 2 que, a pesar de que es inferior a la versión de NES, se trata de un título de buena calidad e injustamente maltratado por su dificultad, que tampoco es que sea una dificultad injusta, sino apropiada por la corta extensión del juego. Muy recomendable.


4 comentarios:

  1. Por fortuna, todavía conservo el cartucho original, aunque nunca lo tuve con caja.
    Lástima.
    Si mal no recuerdo, el sprite del personaje cambiaba en función de si estaba orientado hacia la derecha o la izquierda.
    Un detalle de buen gusto, que podría parecer una chorrada en la actualidad, pero en aquellos tiempos marcaba la diferencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la mancha de la cara cambiaba según se mirase a uno o a otro lado. No como Sagat, que mira a un lado y se le ve el parche y mira al otro y también se le ve xdddd

      Eliminar
  2. Este juego lo tenía un primo mío y cuando era peque me lo prestó, pero la verdad es que por aquel entonces me fustró enseguida, creo que fui incapaz de pasar la primera fase. Tendré que darle un tiento, porque por lo que veo merece la pena el intentarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es bastante complicado el juego, pero me parece algo lógico porque también es muy cortito.

      Eliminar