miércoles, 7 de mayo de 2014

Art of Fighting (Super Nintendo)

La versión para Super Nintendo de Art of Fighting fue programada por Monolith, llegando al mercado japonés el 29 de octubre de 1993 de la mano de K Amusement Leasing. En ese mismo año también llegaría a los mercados europeo y norteamericano, en ambos casos siendo publicada por Takara. Se trata de una muy buena conversión de la recreativa original que, aunque en mi opinión no es tan buena como la de Mega Drive, es una de las mejores versiones de un título de SNK en Super Nintendo.



El estilo de juego es similar al original y a otros tantos juegos de lucha a partir de Street Fighter II. Esto quiere decir que nos encontramos con un juego 1 vs. 1 en el que se enfrentarán dos luchadores en cada combate, saliendo victorioso el que gane dos rounds de un total de tres, teniendo además cada luchador sus propio estilo de combate y golpes especiales. También se mantiene la inclusión de una barra de energía que ha de recargarse a lo "Dragon Ball" para realizar los golpes especiales. Como en las demás versiones, en el modo historia solo podemos escoger entre dos personajes, Ryo Sakazaki y Robert García, pero también se comparte con la de Mega Drive otros modos de juego que nos permite elegir entre todo el plantel de luchadores.



El apartado técnico es muy bueno. Gráficamente hay que decir que los sprites de los luchadores, aunque algo más pequeños, son más definidos y en general están mejor realizados que en la versión de Mega Drive, que ya de por sí eran muy buenos. Pero lo más destacable es que se incluyó una especie de efecto zoom bastante aparente, aunque esto influye en los escenarios, que aunque están muy bien realizados resultan bastante menos detallados y definidos que los de Mega Drive y sobre todo que los de Neo Geo y recreativa. Las melodías están muy bien logradas, dotadas de una buena calidad de audio, y lo mismo hay que decir de los efectos de sonido.



Pasando al tema de la jugabilidad, hay que decir que en general el control de los personajes es bastante sencillo, por lo que la mayoría de los movimientos de los personajes son muy fáciles de realizar, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta a las órdenes transmitidas por el pad, aunque en general me pareció que el control y la mecánica es algo menos fiel al original que en su versión de Mega Drive. Lo que sí se mantiene es el mismo número de luchadores, pero el nivel de dificultad es significativamente inferior al que tiene la versión de Mega Drive. Una cosa de agradecer es la extensión del final del juego, más largo incluso que el de recreativa, que une las historias de este juego con su secuela.



En definitiva, una muy buena conversión de Art of Fighting para Super Nintendo, aunque inferior al original y la versión de Mega Drive, pero muy buen juego de todas formas. Muy recomendable.


8 comentarios:

  1. Que obra maestra. No probé los de Super Nintendo ni Mega Drive pero creo que por capacidad, no tenían el zoom de Neo Geo o de la recreativa, algo que entonces impresionaba muchísimo. Está muy bien eso de que empalme la historia con la continuación del juego, pues el gran problema era sólo escoger dos personajes en la recreativa. Le jugué mil veces y el componente estratégico era muy bueno, no le hacían un clon más de street fighter aunque muchos de los personajes si lo fueran.
    Sólo logré acabarle una vez y es que, el padre de Ryo que hacía de jefe final, era complicadísimo.
    Su secuela era muy buena pero prácticamente imposible de dominar y nunca he logrado avanzar más allá de los primeros combates.
    En su tercera parte encontramos nuevos personajes, sólo repiten Ryo y Robert, un notable juego de lucha también y más asequible que los dos anteriores pero para mí, un pelín inferior dentro de la saga por perder el componente estratégico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este de SNES es bastante más fácil que las versiones para Mega Drive y SNES, solo hace falta ver el vídeo, que aunque está jugado en nivel fácil se ve que es más fácil que las otras dos versiones xdddd

      Eliminar
  2. Por cierto, ¿Robert no es un clon de Nick Slaughter, el detective con colea hawayano de Tropica Heat?. Serie de Antena 3 que de lo ridícula que era, era cojonuda. Desvarío xDDDD.

    ResponderEliminar
  3. Toño, no puedo estar más de acuerdo contigo en lo que has dicho en tu primer comentario. AOF es seguramente el mejor de todos, con un gran nivel de dificultad (yo también sólo me lo pasé una vez), pero un juegazo como la copa de un pino gracias sobre todo a su componente estratégico. Una pena lo de poder escojer sólo dos personajes, pero en su día se le perdonaba gracias al gigantesco tamaño de sus sprites, sus excelencias sonoras y su efectista zoom.

    El AOF 2 creo que pecaba de una dificultad exagerada, al igual que tú sólo me pasaba los primeros combates. Cada personaje era como enfrentarse con el boss final del juego. Creo que AOF 2 es el juego de lucha más difícil al que he jugado jamás, y puedo asegurar que he jugado a unos cuantos ;)

    En cuanto a AOF 3, para mí es de lejos el más flojo de todos, la verdad es que no lo he jugado mucho, me lo pasé con un personaje (Browler o algo así) y no me quedaron ganas de jugar más.

    En cuanto a conversiones para Super Nintendo, especialmente destacables son las de World Heroes 2 y Fatal Fury Special, al menos bajo mi punto de vista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Y por cierto, Robert García es un clon de Steven Seagal xD

    Y Dan Hibiki de Street Fighter es una parodia de Robert García... xD

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la respuesta!!!. Tus parecidos son también muy buenos y tienes razón con ellos!!! :)
    Un abrazu!!!

    ResponderEliminar
  6. Que espectacular era esta version con el zoom (señores de arriba, leamonos el articulo xdd). A mi me impresiono mucho en su momento. El samurai shodown de snes, a pesar de ser de los mismos ya no incluyó zoom. Imagino que para hacer un juego mas agil y fluido, y como dice isaac, con fondos mas detallados y demas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el efecto del zoom (que creo que no es un auténtico zoom) está muy logrado y queda muy chulo.

      Eliminar