lunes, 19 de mayo de 2014

Dungeons & Dragons: Warriors of the Eternal Sun

Dungeons & Dragons: Warriors of the Eternal Sun es un juego programado por Westwood Associates y publicado y distribuido por Sega para Mega Drive en 1992, saliendo en este mismo año tanto para Europa como para los Estados Unidos de América. Se trata de un entretenido y original juego de rol basando en el universo Dungeons & Dragons y que además mantiene el mismo concepto y reglas de este popular juego de tablero.



El jugador controla un grupo de cuatro personajes diferentes y de distintas habilidades que pueden moverse libremente por los escenarios externos, avanzando en fila india. Dentro de las ciudades o pueblos podemos conversar con diferentes objetos o visitar diferentes edificios como posadas o tiendas, pero en los exteriores de las mismas podemos entrar en el modo combate, ya sea por un encuentro aleatorio con un enemigo o por un evento predeterminado. Los combates en las zonas exteriores son por turnos, y cuando a uno de nuestros personajes le toque el turno puede moverse una corta distancia o atacar, con un sistema parecido a una versión automatizada del sistema de combate del Dungeons & Dragons original. Si vencemos al enemigo o huye, recibiremos experiencia y dinero. Con la suficiente experiencia se sube de nivel. Todo esto se ve con una perspectiva isométrica muy semejante a otros tantos juegos de rol. Sin embargo, la cosa cambia en cuento entremos en una mazmorra. La perspectiva cambiará para pasar a una en primera persona, mostrándose lo que ve el grupo, además de una brújula para orientarnos e información textual de lo que vemos. Como es lógico, en estas mazmorras tenemos que atravesar laberintos y superar diferentes puzzles hasta que lleguemos al punto deseado, que normalmente culmina en un enfrentamiento contra un jefe. Los combates en las mazmorras son semejantes a los otros al usar las mismas reglas, pero en esta ocasión son en tiempo real, lo que nos obliga a actuar con rapidez y a llevar una cierta estrategia.



El apartado técnico está bastante bien. Los sprites de los cuatro protagonistas y de los diferentes personajes que nos vamos encontrando a lo largo de la aventura son perfectamente reconocibles, están bien diseñados y cuentas con animaciones correctas, tenemos enemigos variados y de aspectos múltiples y escenarios variados y detallados, a la par que bien ambientados, aunque los colores resultan algo chillones, lo que hace que bajen enteros y que no estén los gráficos a la altura de otros juegos de rol. Las melodías tampoco llegan a la calidad de títulos como Phantasy Star, Shining Force o Soleil, pero está bien compuestas, tienen una calidad de audio decente y ambientan muy bien, siendo el aspecto peor logrado el de los efectos de sonido, que también hay que decir que son los adecuados.



Entrando por fin en el tema de la jugabilidad, hay que decir que la mecánica de juego y su control son bastante sencillos, por lo que una vez que nos hayamos aprendido cómo va la cosa nos resultará muy fácil jugar, y además de que los menús son intuitivos y fáciles de usar, la respuesta a las órdenes del pad es muy buena. Por lo demás, tiene una extensión interesante (aunque algo menor que otros juegos de rol de Mega Drive) y una dificultad bien ajustada, con sus combates complicados también.



El ejército humano (compuesto por los humanos, elfos, enanos y hibridos) y el ejército de duendes están en guerra. Los duendes están preparando un ataque final contra el castillo del Duque Hector Barrik, y el Duque cree que ellos conseguirán superar sus defensas y matar a toda su gente. Sin embargo, antes del comienzo del ataque duende , la tierra comienza a temblar, en los cielos aparece un enorme agujero, y ambos ejércitos son absorbidos por ese agujero hacia el vacío. Después el castillo del Duque Barrik y su gente, son transportados a un valle cerrado con acantilados muy altos y un brillante y ardiente sol rojo. Los duendes están por todos lados, y los humanos parecen estar atrapados en este nuevo y extraño mundo.



El Duque le pide a un grupo de cuatro héroes explorar este ambiente extraño para encontrar aliados. Mientras ellos avanzan en su aventura, una fuerza invisible poco a poco pondrá a la gente y al duque en su contra. Los héroes deben desentrañar los misterios de este nuevo mundo y buscar y eliminar a una criatura conocida como "el Burrower" para poder sobrevivir.



Resumiendo, una muy buena aventura basada en el universo Dungeons & Dragons para Mega Drive que respeta completamente las reglas del juego de tablero y que gustará a los aficionados al género, especialmente a los que les guste el rol occidental y de tablero. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada