lunes, 5 de mayo de 2014

Super Star Wars: The Empire Strikes Back

Super Star Wars: The Empire Strikes Back, también conocido como Super Empire Strikes Back, es un juego programado Sculptured Software y LucasArts y publicado y distribuido por JVC para Super Nintendo en 1993, llegando al mercado europeo el 24 de febrero de 1994, siendo en este continente publicado por LucasArts. Se trata de la segunda entrega de la trilogía basada en la trilogía original de La Guerra de las Galaxias, y además es una de las partes de la misma que más me gustan.



El estilo del juego es el mismo que que en las primera y tercera partes, por lo que se trata de un juego de plataformas y acción de scroll horizontal en el que tenemos que avanzar con el personajes que controlamos por los diferentes escenarios mientras derrotamos a los diferentes enemigos que nos salgan al encuentro para al final de cada fase, que suelen contener varios niveles, enfrentarnos a un jefe de fin de fase. Al igual que en las otras dos entregas, también se nos intercalan niveles de simulación, y por primera vez en la trilogía para Super Nintendo hay niveles a bordo del Halcón Milenario, pero sin duda mi fase favorita es la que se desarrolla en la batalla en el planeta Hoth y hemos de destruir unos cuantos AT-AT. En ocasiones se nos dará la oportunidad de elegir personaje (aunque en algunas ocasiones tendremos que controlar obligatoriamente a un personaje concreto), los cuales tienen sus propias habilidades, siendo el más completo sin duda Luke Skywalker, que además de poder disparar con la pistola, puede usar la espada de luz y los poderes de la fuerza.



El apartado técnico es muy bueno. El estilo respeta completamente al de la primera parte y al de Star Wars en general, pero están mejorados significativamente con respeto al primer juego. Eso significa que contamos con unos protagonistas bien diseñados y con muy buenas animaciones, enemigos variados y bien realizados y muy buenos jefes finales, algunos enormes. Por otro lado, los escenarios son variados y detallados, dotados de una sublime ambientación, y los niveles de simulación en modo 7 son fantásticos, sobre todo el efecto de atar las patas de los AT-AT. Y si gráficamente es brillante, por supuestos que lo es a nivel sonoro, sobre todo en cuanto a la música, que recrea de forma fidedigna los temas de la película. Esta es la razón por la que los efectos de sonido no destacan tanto, aunque hay que decir que son numerosos y de buena calidad.



En cuanto a la jugabilidad, tenemos que decir que el control es muy parecido al de la primera parte, por lo que este es muy sencillo, lo que implica que todos los movimientos que podemos hacer con los protagonistas sean muy fáciles de realizar, a lo que también ayuda la perfecta respuesta al pad, aunque las fases de simulación hay que practicarlas, sobre todo a la hora de girar alrededor de las patas de los AT-AT. La extensión del juego es bastante amplia y su dificultad bastante alta (por lo menos siempre me dio la impresión de que era más difícil que el primero), pero para eso tenemos los passwords.



El juego se compone de un total de 26 fases variadas y de longitud variable, aunque por lo general son bastante amplias. En ellas se desarrolla de manera bastante fidedigna el argumento de la película en que se basa el juego. Para ponernos las cosas algo más fáciles contamos con varios items de interés entre los que destacan las diversas armas, diferentes tipos de power-ups, escudos, aumentadores de vida, restauradores de vida o elementos que nos proporcionan mejoras en los poderes de la fuerza, aunque lógicamente estos son exclusivos para Luke.



Resumiendo, una estupenda secuela para el primer juego basado en La Guerra de las Galaxias para Super Nintendo, que quizá sea el que más me gusta de la trilogía. Obra maestra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada