sábado, 26 de julio de 2014

Formula One World Championship: Beyond the Limit

Formula One World Championship: Beyond the Limit, conocido en Japón como Heavenly Symphony: Formula One World Championship 1993, es un juego programado, publicado y distribuido por Sega para Mega CD en 1994, llegando en este mismo año tanto a Japón y Estados Unidos como a Europa. Se trata de un divertido juego de fórmula uno que, pese a compartir muchas similitudes con Super Monaco GP de Mega Drive, es un juego mucho más complejo.



Es un juego de conducción que incluso es complejo para el momento en el que salió, siendo el título de fórmula uno con la mayor cantidad de características incluidas en un simulador de conducción de su tiempo, sobre todo porque el juego se realizó después de que la sesión de 1993 hubiera finalizado. Empezamos el juego con un coche genérico, pero a medida que vayamos ganando carreras o haciendo mejores tiempos, iremos recibiendo diferentes ofertas de contrato de distintos equipos de Fórmula Uno, lo que se traduce en mejores coches. Eso sí, después de aceptar un contrato debemos hacerlo lo mejor que podamos, porque en el caso de hacerlo mal podemos ser incluso despedidos. El juego incluye todos los circuitos usados en la sesión del campeonato del mundo de Fórmula Uno de 1993, y se añade la pista ficticia "Sega Park Circuit", empleada para entrenar. El estilo de las carreras puede recordar a Exhaut Heat de Super Nintendo, pero dado que la vista es en primera persona, visualmente recuerda mucho a Super Monaco GP.



El apartado técnico es muy bueno. El diseño de los diferentes coches que podemos conducir o que nos vamos encontrando en las carreras es muy bueno, así como los diferentes circuitos, muy variados y con el más mínimo detalle, aunque como punto negativo también hay que decir que a nivel de colorido no están muy bien logrados y quizás en general los gráficos están pixelados, sobre todo a nivel de escenarios, un poco de más. Sin embargo, el movimiento de la carretera es muy fluido, con una extraordinaria sensación de velocidad, scalling real y un efecto 3D en el movimiento verdaderamente espectacular que compensan completamente los fallos visuales. Al ser un juego de Mega CD, el aspecto sonoro está muy cuidado al contar con unas melodías muy buenas (que no suenan durante las carreras) y unos efectos de sonido variados, numerosos y de gran realismo.



La jugabilidad es otro detalle que se ha teniendo en cuenta a la hora de realizar el juego. Y es que el control que tenemos sobre los coches, así como la mecánica del juego, es muy sencillo, lo que permite que los vehículos se conduzcan con comodidad y facilidad, a lo que hay que añadir una muy buena respuesta a las órdenes del pad, aunque como la mayoría de los arcades de conducción de Sega es un título que exige de práctica para dominar los coches y sobre todo para tomar las curvas. El número de circuitos por los que podemos correr es muy amplio, y además la dificultad está muy bien ajustada, por lo que tenemos juego para rato.



Resumiendo, un divertido y espectacular juego de Fórmula Uno para Mega CD que en su momento fue de los más completo del género, por lo que estamos ante el mejor título del estilo para el add-on de Mega Drive. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada