viernes, 8 de agosto de 2014

Gordo 106: The Mutated Lab Monkey

Gordo 106: The Mutated Lab Monkey es un juego programado, publicado y distribuido por Atari para Atari Lynx, saliendo en exclusiva para el mercado norteamericano en 1991. Se trata de una entretenido juego de plataformas protagonizado por una especie de mono, que la verdad es que, aunque tampoco sea nada del otro mundo, está bastante bien.



Es un plataformas de corte bastante clásico en el que, controlando al mono protagonista, tenemos que avanzar por cada escenario para llegar al final de un nivel respectivo, que viene indicado con un cartel que pone EXIT. Por el camino nos iremos encontrando con enemigos que podemos derrotar lanzándoles proyectiles limitados, aunque por supuesto que hay items que nos recargan la munición, y además de lo típico de saltar de plataformas en plataforma, el uso de plataformas móviles o esquivar obstáculos, también hemos de liberar a los animales que están encerrados en jaulas.



El apartado técnico está bastante bien. Gráficamente no es de lo mejor de Lynx, hay que decir que el sprite del mono tiene un buen tamaño, está bien diseñado y cuenta con buenas animaciones, y hay un buen número de enemigos diferentes, además de que los escenarios son detallados y están bien ambientados. Cuenta también el juego con melodías bien compuestas y que suenan bastante bien, y los efectos de sonido son los típicos de los plataformas, pero están también bastante bien.



En cuanto a la jugabilidad, hay que decir que el juego cuenta con una mecánica y un control bastante sencillos, lo que permite que las acciones de que es capaz el mono sean muy fáciles de realizar, además de que la respuesta a las órdenes del pad está muy bien, aunque también hay que decir que hay muchos saltos a ciegas y zonas mejorables, como el salto a plataformas móviles. La extensión del juego está bastante bien y la dificultad del juego tira a elevada, sobre todo por los saltos a ciegas antes mencionados.



Resumiendo, un correcto juego de plataformas para Lynx que, pese a esas zonas de saltos a ciegas y demás vainas, resulta entretenido y muy divertido. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada