martes, 30 de septiembre de 2014

Langrisser II (Mega Drive)

Langrisser II es un juego programado, publicado y distribuido por NCS para Mega Drive, lanzándose en Japón el 26 de agosto de 1994, pero por desgracia es un título que pese a su calidad no llegó nunca a occidente, aunque es uno de tantos juegos que tiene una traducción hecha por fans. El juego tuvo versiones posteriores otros sistemas como Super Nintendo (bajo el título de Der Langrisser), Playstation o Sega Saturn, pero sin duda la mejor versión es la de Mega Drive. Se trata de un magnífico juego de estrategia por turnos, secuela de Langrisser, también en Mega Drive, cuyo título en Estados Unidos es Warsong.



Antes de empezar una batalla tenemos que escoger uno o varios comandantes, además del número de soldados que tiene a su mando, además de equiparlos con distintos tipos de armas, armaduras u objetos de recuperación. Cuando empiece una batalla, se colocarán en los distintos escenarios las diferentes unidades, tanto las nuestras como las de los enemigos. Las diferentes tropas enemigas también contarán con un comandante, y también hay tropas aliadas (con su correspondiente comandante) controladas por la máquina. Existen dos turnos, uno para los aliados y otro para los enemigos. En el turno de los aliados podemos controlar a nuestros comandantes y tropas, y los aliados controlados por la consola harán lo mismo. Podemos mover simplemente una de nuestra unidades (aunque solo una cierta cantidad de pasos) y cuando lleguemos a una casilla adyacente a un enemigo podemos atacarle. Al atacar a una unidad enemiga se producirá una animación de batalla en la que ambos bandos se atacarán, perdiendo vida cada uno de ellos, más en función de la fuerza de cada bando. Si conseguimos eliminar a un comandante, todos los soldados que estaban bajo su mando también desaparecerán. A lo largo del juego también podemos aliarnos con otras tres facciones diferentes, ayudándonos en las batallas. También podemos crear nuestra propia facción para oponernos a las otras tres.



El apartado técnico está muy bien. Gráficamente tiene un estilo muy similar a un juego de rol, con escenarios con vista cenital que resultan variados y bastante detallados, recordándome incluso a los de la saga Shining Force. Los sprites de las diferentes unidades son pequeños, pero completamente reconocibles unos de otros, y las animaciones de las batallas son bastante buenas. Las melodías del juego suenan épicas, tienen buena calidad de audio y están bien compuestas, y además tiene efectos de sonido variados que incluyen algunas voces digitalizadas.



Pasando al tema de la jugabilidad, la mecánica del juego puede parecer al principio algo compleja, pero se aprende fácilmente, tiene un control sencillo y los diferentes menús que podemos encontrarnos a lo largo de la aventura son intuitivos y fáciles de usar y comprender. El juego goza de una extensión bastante buena, además de una dificultad bien ajustada y que se va incrementando con las batallas.



Erwin, el protagonista, comienza el juego del lado de los Descendientes de la Luz, luchando contra el Imperio Rayguard, que ha contado con la ayuda del señor oscuro Böser en aras de unificar el continente y poner fin a las guerras que lo asolan, sin saber que Böser es el principal responsable de los conflictos. Para unificar el continente, el Imperio necesita el poder de las dos espadas legendarias, Alhazard y su anti-tipo Langrisser. Sabiendo que las dos espadas no deben servir a un maestro, los Descendientes de la Luz, liderados por Jessica, se comprometen a impedir que el Imperio encuentre a Langrisser. Erwin se compromete a encontrar a Langrisser antes que el Imperio.



En definitiva, un estupendo juego de estrategia al estilo Shining Force para Mega Drive que encantará a los aficionados al género. Obra maestra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada