viernes, 30 de enero de 2015

The Ottifants (Mega Drive)

The Ottifants es un juego programado por Graftgold y publicado y distribuido por Sega para Mega Drive, Master System y Game Gear en 1993, siendo la versión de la 16 bits la primera en aparecer. Salió en Estados Unidos y Europa en 1993 y en Australia en 1994 en forma de un divertido plataformas protagonizado por un elefante que, aunque en un principio parece un juego del montón gana interés en cuanto se van superando niveles.



El objetivo de cada nivel es ni más ni menos que llegar al punto de meta del recorrido correspondiente, pero para poder hacerlo antes hay que recoger un determinado porcentaje de ositos de gominola, que están repartidos por todo el nivel. Una vez que tenemos los ositos necesarios, una flecha nos indicará hacia dónde tenemos que ir para pasar a la siguiente fase. Para cumplir sus objetivos, Bruno, el elefante, aparte de correr y saltar es capaz de disparar con su trompa y emplearla para aspirar y agarrar ciertos objetos, como bloques. Bruno dispara bolitas que hacen un recorrido en forma de arco que se puede ajustar con la cruceta, y esas bolitas serán nuestra arma para enfrentarnos a los enemigos. Otro detalle es que cogiendo tres polos amarillos, Bruno se transforma, consiguiendo una habilidad especial, como la de volar. Aunque en los primeros niveles los escenarios son bastante lineales, más tarde estos serán auténticos laberintos y con salidas escondidas.


El apartado técnico está muy bien. Aunque gráficamente el juego en un principio no parece muy vistoso y más bien genérico, también ganan los gráficos conforme se avanza. El sprite de Bruno está bien realizado y resultan muy expresivo,  y además hay una buena variedad de enemigos diferentes, destacando unos jefes finales bastante imaginativos. Los escenarios son variados y tienen un buen nivel de detalle, pero sobre todo resultan muy coloridos. Musicalmente también es un juego destacable, con melodías apropiadas para el juego y la situación, además de efectos de sonido simpáticos.



Pasando al tema de la jugabilidad, el juego tiene una mecánica que gana conforme se va avanzando, y el control de Bruno es muy bueno, lo que implica que sus diferentes movimientos son muy fáciles y cómodos de hacer, a lo que se suma la buena respuesta al pad, aunque hay que practicar su manejo porque Bruno resbala y por el tipo de salto. El juego tiene una duración bastante buena y una dificultad bastante alta, teniendo quizás alguna situación injusta o desesperante, pero con paciencia se puede pasar.



En definitiva, un muy buen plataformas para Mega Drive que pese a que al principio no lo parezca es muy divertido y adictivo. Muy recomendable.


2 comentarios:

  1. Yo lo alquilé en mi Master System *_*. Me gustó taanto que todavía lo recuerdo con mi hermano a veces xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un juego divertidísimo, a pesar de que a primera vista parece un plataformas convencional.

      Eliminar